LA INTOLERANCIA DE LOS ROCKEROS

moshpit1

El público del rock es el más intolerante; éste es el que mas abuchea, lanza objetos al escenario, ofende y demerita a las bandas, cosa que no ocurre entre los gruperos o poperos, por ejemplo.

Cuando hay un festival de “rock”, lo primero que sale a flote son críticas y ofensas a los grupos participantes. Cuando alguna banda importante viene a la ciudad o al país, pobre del que le toque abrir el concierto pues tendrá que aguantar la poca paciencia de los presentes. Y no se trata de malinchismo, pues lo mismo ocurre con las bandas que abren conciertos de grupos nacionales de peso.

En estos días se habla mucho de la versión que hace la Banda El Recodo al clásico de Pink Floyd “Another brick on the wall”. Sin embargo la queja no es otra más que el hecho de que un grupero interprete un clásico del rock. ¿Dónde dice que está prohibido hacerlo? Muchos músicos hemos hecho lo mismo a la inversa e igual hemos sido criticados. Se nos olvida que la música es universal. Y si decidimos que el rock es solo para los rockeros, entonces habría que definir qué es rock y quiénes los rockeros.

Tampoco es que haya que ser conformista, consumir lo que te pongan sin decir ni criticar nada. De cierta forma la esencia del rock, al menos en el papel, es cuestionar, señalar y criticar: ir contra lo establecido. Pero en todo caso hay diversas soluciones: Si estás en desacuerdo que un grupero toque un tema de alguna banda de rock, o viceversa, no lo escuches y listo. Si no te gusta el lineup de un festival, pues no vas. Si no te gusta la banda que abrirá el concierto de otra banda, pues aprovecha para ir por una cerveza o simplemente ponte a platicar con quien vayas o incluso no llegues a verlos tocar. Sin embargo, lo que comúnmente sucede son los abucheos, lanzamiento de objetos al escenario y gritos pidiendo que se bajen del mismo.

1988549

Extrañamente (o quizá no tan extraño), he conocido historias de bandas muy grandes, tanto nacionales e internacionales, que en algún momento fueron abucheadas o agredidas. Fito Páez en Monterrey, Amigos Invisibles en Torreón, Bersuit Vergarabat en DF, Zoé en el Zócalo de la CDMX (me tocó estar ahí) Café Tacvba en Guadalajara (lo supe por gente muy cercana), por mencionar algunos. A mí me ha tocado vivirlo varias ocasiones como músico. Es una especie de Coliseo Romano llevado a los conciertos, y vivirlo pareciera ser un precio a pagar por parte de las bandas.

Pero no hay que confundir exigencia con intolerancia. Si una banda toca muy mal, suena espantoso y muestra falta de profesionalismo, pues con justa razón recibirá muestras de desaprobación pero, ¿denostar o demeritar solo porque estoy impaciente de ver al otro artista o porque no es de mi gusto? Tenemos todo el derecho a que no nos guste una banda, incluso sin conocerla ni haberla escuchado anteriormente. Y podemos hacérselo notar al no prestarles nuestros oídos ni nuestra atención, pero parece que no nos basta con eso: hay que hacerles notar, aparentemente, que estamos furiosos, que nos molesta su presencia y no los queremos ahí. Hay que ofender no solo a quienes lo hacen, sino a quienes lo aprueban también.

Es muy común escuchar comentarios despectivos acerca de las personas que escuchan música grupera, o pop comercial, o bachata o lo que sea, y sin embargo, el público del rock resulta ser el mas intolerante.

Anuncios

“LAS MISMAS BANDAS DE SIEMPRE”

Rock_festival_01

“Son las mismas bandas de siempre” es la crítica/comentario más frecuente cuando aparece el lineup de un festival musical. Tanto así que hasta pareciera ser una reacción en automático. Sin embargo ésta bien podría ser una crítica infructuosa.

Lo primero es que al hacer esta crítica no nos damos cuenta que para bien o mal, las bandas que han formado parte de los festivales, al menos en Monterrey, es lo que hay. No hay un número muy grande de bandas con prestigio nacional e internacional que puedan encabezar estos festivales. Incluso podríamos decir que no hay bandas jóvenes (mínimo de 10 años con trayectoria) que puedan ocupar los lugares estelares. ¿Por qué no hay bandas jóvenes que puedan encabezar los festivales? Por una respuesta que tiene múltiples factores: no tienen un público masivo como otros.

Sería diferente si como en otros países cada año salieran nuevos artistas bajo los reflectores y con apuestas. Aquí no sucede así. ¿Cuál fue la última banda mexicana que ha logrado un éxito masivo?

PAL NORTE

MONTERREY N.L. LOS AMIGOS INVISIBLES EN EL PAL NORTE 2014 , PARQUE FUNDIDORA. FOTO: ROBERTO ALANIS

Hay que recordar que la principal línea de estos festivales es el negocio y éste funciona atrayendo público. Desafortunadamente para este tipo de festivales no funcionan los segmentos, si bien se dan casos de escenarios alternos y emergentes, la idea es convocar a un mismo público en un mismo espacio y no fragmentado. ¿Quién puede ocupar el lugar de Café Tacuba, Zoe, Fabulosos Cadillacs, Bunbury o Molotov? Desde luego me refiero a bandas latinoamericanas. Por ejemplo, a mi me gustaría que viniera Banda do mar o Christina Rosenvinge, pero sé que son cosas que solo a algunos nos gustan o pocos conocemos, entonces ahí no tendría lugar criticar porque no los traen a ellos.

Me da también la impresión de que cuando decimos que las bandas son las mismas de siempre en realidad nos referimos a las que encabezan el festival, por eso hago énfasis en el público o fuerza que tengan. Porque si nos referimos a todas las bandas que forman el cartel de un festival, hay que decir que sí se le ha dado espacio a bandas emergentes o no tan populares pero poco hablamos de ellas. Entonces ahí se vuelve contradictoria nuestra queja, y vuelvo a la pregunta: hablando de bandas latinoamericanas, ¿ a quién pondrían?

La realidad es que la gente no va precisamente a un festival a descubrir bandas. No lo digo yo, sino la realidad cuando vemos que los escenarios principales son los que están llenos mientras los escenarios alternos no tienen la misma atención. Sí, hay algunos que se dan el tiempo de ver quién está tocando ahí, pero en relación a los escenarios grandes, son pocos. En esos espacios hay ocasiones en que se presentan muy buenas propuestas y agradables sorpresas que para muchos pasan desapercibidas. Bandas que difícilmente visitarán la ciudad ellos solos, sin embargo van dentro de esa misma queja de “son siempre las mismas”.

Debo aclarar que mi intención no es defender a los festivales, sino tratar de mostrar otra perspectiva. En ese sentido, creo que hay cosas más criticables que el lineup. Por ejemplo: lo difícil que es conseguir agua en relación a la cerveza; la poca vigilancia sobre a quién se le vende alcohol. La mafia de taxistas que acaparan las salidas con tarifas excesivas. Los problemas con los baños, por mencionar algunos.

A final de cuentas la mejor forma de apoyar un festival es asistiendo. Y la mejor crítica siempre será no asistir.

 

10 PUNTOS SOBRE AGENCIAS Y MANAGERS PIRATAS

facebook-insights-tips-to-rock-your-business-fan-page

 

De un tiempo para acá han aparecido “empresas” que ofrecen asesoría en la industria de la música: marketing para las bandas, manejo de carrera, manejo de imagen, producción, etc., etc. Esto ocurre porque pareciera ser que hoy en día a muchas bandas les interesa más tener un manager que hacer música, y es ahí donde algunos ven una posibilidad para hacer su negocio, o embaucar a unos cuantos.

Hay que tener cuidado con eso. Si bien hay estudios de grabación y empresas que tienen un respaldo importante con su trayectoria, los hay también quienes piensan que es lo más sencillo del mundo y deciden aventarse al ruedo de la música sin mayor preparación pero muchas promesas.

Aquí unos puntos para detectar falsos managers:

  1. Hay que comenzar dejando claro que hay un camino que recorrer antes de brillar en los reflectores. La mejor manera de promocionarte es tocando en todo aquel espacio donde te den oportunidad. No hay que desperdiciar ninguno pues siempre habrá alguien a quien le pueda interesar tu música. Así que por más que lo ofrezcan en un “paquete de servicios”, uno no puede llegar a la secundaria sin pasar por la primara. Ese camino te dará experiencia y sobre todo lo más importante: credibilidad.
  2. Cuando alguien te ofrece una serie de servicios de producción, managment, booking, etc., hay una forma de proceder básica y única: revisa quiénes son, cuál es su trayectoria, con quién han trabajado, cuáles han sido sus logros. Esa es mejor carta de presentación que ninguna otra.
  3. No se confundan: si les ofrecen hacerles marketing para su banda, eso no quiere decir que los estén posteando como locos en Facebook o Twitter. Eso lo puede hacer cualquiera de ustedes sin ayuda, sólo poniendo un poco de atención seria al manejo de las redes sociales.
  4. Un buen manager tiene todos los “contactos” que tú no tienes. Un manager no es el que anda preguntando dónde pueden tocar —eso también lo pueden hacer ustedes— sino aquel que pueda identificar tu talento y tenga las herramientas necesarias para desarrollar tu carrera y sepa cómo “ofrecer” tu propuesta. Si te agarras un manager tiene que ser alguien que te haga crecer, si no es así, no tiene caso que dejes las riendas de tu banda a un conocido y mucho peor a un desconocido.
  5. Una agencia o servicio de booking igualmente tiene que acomodarte en escenarios a donde tú no has podido llegar, ése es su trabajo: vender tus conciertos a espacios donde tú no has tenido entrada. Que te digan que te dan servicio de booking metiéndote a tocar en el bar de la colonia o de tu ciudad, eso no es booking, eso también lo puedes hacer tú si te pones las pilas. Vas y te presentas con muestra en mano de tu trabajo.
  6. Que te ofrezcan asesoría de imagen es simplemente inconcebible, al menos para una banda de rock. Tú sabes cómo te vistes y cómo te quieres ver, y nadie más te va a decir cómo hacerlo. Sólo recuerda que la imagen que das es la que tendrá la gente de ti y de tu música. Ese es un punto importante que muchos desatienden: la imagen.
  7. Si te hablan de asesorarte en la industria de la música es bien fácil de corroborarlo: ¿quiénes son ellos en la industria y qué experiencia tienen?
  8. Si te piden dinero para “pertenecer” a su serie de artistas o en sus acoplados, aléjate rápidamente y cuéntaselo a quien más confianza le tengas ja, ja, ja. Puedo entender que se pida una “cuota” para maquilar el acoplado que te mostrará, pero si la empresa tiene los contactos necesarios, entonces ésta tendría que invertir en sus “artistas”; si llega a acomodar un concierto, grabación, etc., seguramente llevarán un porcentaje de ganancia. Por otro lado, si es labor de algún chavo entusiasta que quiera “promover el rock local”, pues ya será decisión tuya si pagas por aparecer en un acoplado que no tiene la ruta para llegar a las empresas que sí se dedican de forma seria en la industria de la música.
  9. No se paga a ninguna agencia de managment, ni de booking, ni de marketing por adelantado. Sobre resultados van los costos. Un manager no te puede cobrar antes de promoverte. Un booking no puede cobrar un concierto tuyo que no ha vendido.
  10. Volvemos al punto uno: antes de tener una infraestructura con manager, booking, personal, tour manager, roadies, etc., primero hay que caminar solo e ir aprendiendo en el camino, de esa forma seguro nadie te podrá “picar los ojos” ofreciéndote servicios de una industria a la que no pertenecen.

 

Twitter: @homerontiveros

 

“TODO SE LO DEBO A MI PÚBLICO” Y MÁS RESPUESTAS CLICHÉ DEL ROCK.

"My Lips, His Microphone" by diLuisa Photography

“My Lips, His Microphone” by diLuisa Photography

Hoy en día , con tanta información en Internet, cada vez es más difícil hacer que la gente se detenga a leer o escuchar una entrevista de una banda que no sea bastante conocida.. En muchos casos es porque hay bandas que no dicen nada interesante o repiten respuestas que han sido dichas “n” cantidad de veces por otros grupos. Es decir, hay un discurso que se ha vuelto repetitivo. Como músico, me he descubierto en más de una ocasión dando estas respuestas. Ahora lo reconozco con buen humor.

Hay que estar conscientes de que muchas de las respuestas atienden a preguntas hechas de forma monótona, pero en otro post hablaré de eso.

Estas son algunas de las respuestas que solemos escuchar, y también decir,  en múltiples ocasiones.

Ilustración de Pablo Lobato

Ilustración de Pablo Lobato

“Todo se lo debemos a nuestro público”

O el “sin ustedes no somos nada”, clásica mención de bandas y artistas de todo nivel. Entonces, ¿les agradecemos a ellos las canciones? ¿Son ellos los del talento? ¿Y el esfuerzo y la persistencia? ¿El tiempo invertido? Esta se ha convertido en una respuesta cómoda y políticamente correcta.

“Esta profesión es muy difícil

¿Cuál profesión no lo es? Algunos utilizan la variante de, “Es que este medio es muy difícil “, y lo más irónico es que de pronto quienes dan este tipo de respuestas son bandas que no se dedican por completo a la música. Claro que es difícil ser músico, pero es una profesión que nadie nos impuso. ¿Tan rápido nos andamos quejando?

“Hace falta más apoyo para las bandas de rock”

Esta respuesta siempre aparece tarde o temprano en las entrevistas pero, ¿en verdad seguimos clamando por apoyo? ¿Será entonces que no se ha logrado nada? ¿No hay medios ni espacios para el rock aún? Lo irónico es que generalmente estas respuestas se dan en alguna entrevista de radio, tv o de alguna revista o periódico.

“A nosotros no nos importa el dinero, lo hacemos por la música”

Entonces supongo que no cobrarán sus presentaciones…o no aumentarán su precio si el próximo disco es un hit. Supongo también que no les interesa ganar un sueldo. Tampoco digo que todo se trate de dinero, pero claro que éste importa, sino, ¿con qué comemos? Luego si los escuchan diciendo eso, probablemente el promotor no les quiera pagar, al cabo que, “no les importa el dinero”.

“No nos interesa ser comerciales”

Seguir con la insulsa discusión, hoy en día, de qué es comercial y qué no lo es, solo es perder el tiempo. Es irónico cuando esto lo mencionan bandas que tienen sus discos en tiendas de todo el país y distribuidos por compañías que se dedican al comercio de éstos; o cuando la respuesta es dada en alguna entrevista de algún medio masivo.

entrevista_ilu

“Nuestra propuesta es fresca y original

Cuando preguntas a una banda cuál es su propuesta y te contestan: “La nuestra es una propuesta fresca y original”, rápido uno piensa todo lo contrario. Entonces pregúntome a mi mismo: Mi mismo, ¿será que la gente al escuchar su propuesta, siente airecito o brisa en la cara o cómo está la onda? A lo mejor un buen slogan para esa banda sería: “Escúchese en días calurosos”. Si se escucha en días de otoño invierno, ¿nos dará frío? Y por otro lado, a uno no le corresponde decir si somos originales o no porque ¿quién aceptaría que no es original?

“Es una mezcla de géneros muy diversos y eso nos hace sonar distinto

¿Distinto a qué? Muchos hemos contestado esto alguna vez, pero la realidad es que no sabemos cómo expresar con palabras nuestro idea de lo que estamos tocando; o sí sabemos, pero nos queremos hacer los interesantes.

“Nuestras letras hablas de vivencias personales”

Cuando preguntan de qué hablan las letras del disco o de la banda, muchos contestan que se trata de vivencias personales, y esto se vuelve un lugar común. Claro que todo tiene que ver con las vivencias personales, pero eso es algo muy ambiguo. Es como decir que el periódico habla de noticias. Luego uno que es mal pensado puede creer que cuando dicen que sus letras hablan de vivencias personales quieren sonar interesante para no decir que solo hablan de amor y desamor, y pues no, ¿verdad? Que sepan que somos bien profundos y decimos cosas padres e interesantes…

“Nuestra música sí es honesta”

Si la de ustedes sí lo es, entonces ¿la de los otros no? Eso casi la mayoría lo dice porque claro que nadie diría que su música es deshonesta. Pero luego los escuchamos y resulta que son el Coldplay mexicano, o algo así.

“Este disco es más orgánico”

Como dijo Tony Hernández, vocalista de el Gran Silencio, en un comentario en mi muro de Facebook: ¿Ahora son de jengibre o qué? ¿Habrá quien piense que está hecho con materiales ecológicamente sustentables?

“En este disco hemos logrado algo que nadie más ha hecho”

¿Inventaron una idioma nuevo? ¿Lo grabaron todos parados de cabeza al mismo tiempo?. En la música no hay nada que no se haya hecho o intentado antes, solo que a veces así parece porque ésta va evolucionando constantemente. Esta es una respuesta sumamente soberbia.

“Para nosotros esto no es un trabajo”

Entonces, ¿qué es? ¿Un hobby? ¿Un capricho? Y sí hay bandas que suenan a hobby o capricho he. Sucede que a veces pensamos que trabajo implica hacer algo que no nos gusta, es decir, trabajo=disgusto, y eso no siempre es así. Luego por eso la gente dice: “Búscate un trabajo de verdad”, o “Nombre los músicos no hacen nada” y así se sigue pensando que la música, y a veces también los músicos, es o somos un hobby.

10 COSAS QUE HACEN VER COMO AMATEUR A UNA BANDA.

mcbess1-1680x1050

Decir que una banda es amateur no necesariamente es por el hecho de estar recién formada, o tener pocas tocadas. Puede haber bandas que tengan muchos años y seguir pareciendo amateurs, o al contrario, bandas muy jóvenes que desde un principio demuestran cierto profesionalismo que con el tiempo se va acrecentando.

Lo que sí es un hecho es que hay diversos motivos que hacen que tu banda se vea amateur; y el problema con esto es que no tendrá la atención ni la seriedad necesarias para crecer.

Estos son algunos puntos que hacen ver a una banda como amateur:

Tocar desafinados

Estar afinados entre todos los músicos es lo más importante a la hora de tocar. Si te subes a un escenario y suenas desafinado, rápido se irá la atención hacia tu banda y no serás visto con seriedad. Ni aunque tengas un buen frontman que cuente buenos chistes.

Tocar diferentes armonías y melodías entre los músicos

Es bastante incómodo para el oído y para el público cuando en una canción, los músicos de la banda están tocando diferentes armonías entre sí; o en su caso cuando la melodía está en una escala muy alejada de la armonía. Cuando esto ocurre la primera percepción del público es: “suenan desafinados”, y a eso le sigue “qué horrible banda”. Para tocar y hacer música debes saber por lo menos un mínimo de armonía. Hay quienes tienen muy buen oído y con eso les basta al principio, pero no es suficiente y sí una limitante.

Hacer ruido innecesario en el escenario

Esto comienza cuando te subes a afinar al escenario sin un afinador. De entrada es básico que debes subir con tu instrumento afinado, pero si por alguna razón no pudiste hacerlo, entonces lo haces con un afinador, no pidiéndole a tu compañero que te dé una nota al aire para tú tratar de afinarte ahí y todos escuchando. Luego le sumamos el hecho de que el baterista desde que subió al escenario no ha dejado de hacer ruido; repasa algunos patrones con actitud de estar probando el acomodo del instrumento, pero este ruido nunca termina, incluso continúa entre canción y canción. Ocurre también con los demás músicos que hacen “licks” tratando de demostrar, con antelación, que saben tocar . En general cuando esto ocurre demuestran lo contrario y no te hace ver nada bien. Hay una parte fundamental de la música que muchos se tardan un buen tiempo en comprender: el silencio. Todos los sonidos en un escenario deben estar justificados.

6625_640

No llevar instrumentos

Esto es inaceptable; andar pidiendo baquetas, tarola, platos, pedales, amplificadores, guitarras, bajos o boquillas, ni siquiera es de amateurs, es de irresponsables. Es diferente si de pronto te invitan a un palomazo y no vas preparado con tu instrumento, pero no llevarlo porque andabas en otro lado o te dio flojera y aplicaste la de “al cabo ahí alguien trae” es muy irresponsable y poco serio.

Ser impuntuales

Cuando hay tocadas con diferentes grupos, hay bandas que llegan tarde y sacan de ritmo la organización; a veces son todos los integrantes o en ocasiones se trata de uno de los músicos que no llega y la banda no se puede subir a tocar. Esto causa la molestia de los demás grupos que sí llegaron a tiempo. Incluso hay quienes lo hacen adrede porque no les gustó el lugar en el cartel que les asignaron. En un festival grande debes estar mínimo una hora antes de tu participación; si no estás, quedas fuera, no solo de ese festival, sino de la gira que ellos puedan organizar.

heavy2web

Hacer mal uso del micrófono

El micrófono es para transmitir el mensaje de la banda a través de su vocalista o sus canciones. Toda banda tiene algo que decir, si no es así entonces para qué escucharlos. Esto no quiere decir que deba ser un mensaje social, sino que toda canción busca decir algo con lo que otros puedan identificarse. La música expresa. Dicho de esa forma, es de muy mal gusto estar mandado saludos sin ton ni son, ¿cuándo han visto a las bandas profesionales estar mandando saludos en sus conciertos? Igualmente utilizar el micrófono para gritar como desesperados y estarle mentando la madre a todos. Pero hay dos cosas mucho más amateurs que cualquier otra frente al micrófono: una es pegarle a éste para ver si se escucha, y la otra es preguntarle al público, ¿sí se escucha bien? A lo que irónicamente a veces contestan: ¡nooo!

Justificar todo

No tienes por qué estar justificando todo lo que ocurre en el escenario; eso solo demuestra inseguridad. “Ahí perdón por los errores”, “Esta canción es nueva a ver qué tal nos sale”, “Disculpen, es que no hemos ensayado”, “Disculpen la voz, es que ando malillo”. Si no has ensayado pues no lo digas, ya se notará al tocar. Si es una canción nueva, no la toques hasta que sientan que ya suena bien armada; si estás enfermo, a veces es mejor cancelar a cumplir a la mitad. Todos los errores y desafinaciones en una escenario no se justifican diciendo: “Somos fulanitos de tal, vamos empezando y pues ahí disculpen las fallas”. Tampoco se vale disculparse diciendo: “es que nosotros somos underground”. Antes de querer justificarnos hay que ser autocríticos y aceptar nuestra responsabilidad.

La apariencia

Es un hecho que lo más importante es la música, pero hay detalles que ayudan a una banda y no se deben pasar por alto. Uno de ellos es la apariencia. Nadie les va a decir cómo vestirse para tocar, pero lo que sí es importante es no salir a tocar como si fueras a la tienda de la esquina. El aspecto visual es importante, y recuerda que estás en un escenario y no cualquiera se sube a uno. La apariencia no define si eres buena o mala banda, pero sí influye en qué tan profesional o amateur eres. Vean a todas las bandas profesionales y ese es un aspecto que cuidan. Incluyendo a Flea de los RHCP o a los Sex Pistols.

Querer correr antes que caminar

Resulta que tiene unos meses de formada la banda y ya tienen manager y booking…Eso no ayuda en nada porque principalmente esos managers y bookings son amigos que se sienten capaces o agencias patito. Los managers son quienes te puedan llevar a otro nivel, y antes de eso, hay mucho camino que recorrer. Decir que tienes un manager cuando lo banda aún no ha logrado nada significativo te hace ver más amateur de lo que crees: “Platícalo con mi manager”.

No tener un discurso como banda

Muchas bandas no saben hablar; esto ocurre cuando tienen alguna entrevista y nadie sabe qué contestar. No hay un discurso por parte de la banda que logre definirlos y diferenciarlos ante los demás. Una banda profesional debe saber qué quiere comunicar y cómo hacerlo. Una banda tiene algo qué decir y debe saber qué es eso que quiere comunicar.

¿Qué otras cosas creen que hagan ver como amateur a una banda?

Twitter: @homerontiveros

EL AMIGUÍSMO EN EL ROCK

Imagen

 

Muchas veces he escuchado esta misma sentencia entre músicos: “Lo que pasa es que ese wey es amigo del organizador” o “Es que esos weyes ganaron porque son amigos de los jueces”, es decir, para muchas bandas, lo que otras bandas hacen es gracias a sus amigos en el medio.

 

Algo de esto es cierto: el amiguísmo existe en el rock (y no solamente en esta escena). Sí es cierto que muchas cosas, como estar en un festival, acomodar un tema en una película, serie o comercial, hasta tocar en cierto espacio tiene que ver con cierto amiguismo.

 

Primero hay que decir que esta es una práctica que pareciera ancestral, mas no por eso habría que permitirla. También hay que decir que no es la regla, ni quiere decir que todos actúen así.

 

Pero también hay otro punto que nunca hemos dicho: los amigos en el rock, o en la música, no son exclusivos. Es decir, tampoco es que se trate de gente inalcanzable.

 

Hay una parte de la música que son las “Relaciones Públicas”. Nos guste o no, es necesario hacer relaciones dentro del medio en el que nos movemos. Personas, y personajes, de quien debemos saber su labor y a quien hay que acercarnos.  A quien hay que conocer para aprender cómo son otras dinámicas de la industria mucho muy diferentes a la composición y la ejecución.

 

Esta parte de las “Relaciones Públicas” todos los músicos debemos de hacerla.  Muchas veces, y me ha tocado, los músicos no saben quiénes son los programadores de las estaciones. No saben quiénes organizan algún festival, o quienes están detrás de la supervisión musical de algún corto o película.

 

Se trata de tocar las puertas, de pedir las oportunidad, porque algo si les aseguro: las puertas no se abrirán solas ni por obra del espíritu santo.

 

Pedimos los espacios en los medios de comunicación pero no sabemos quienes son los periodistas o reporteros que pueden cubrir esas notas. Pedimos los espacios de radio y a veces no sabemos cuándo, ni a qué hora se transmite. Pero claro que si de pronto sacan una nota de alguna banda nueva, o alguna canción suena, preferimos decir: “Sí es que ellos son amigos del vato del periódico”, y nunca nos detenemos a pensar que esa banda se pudo haber acercado al periodista y le mostró su trabajo.

Imagen

Las relaciones se cultivan y se cuidan, porque hay que recordar que todo está en constante movimiento. Una vez que sabemos a quién hay que acercarnos para mostrar nuestro trabajo, y nos pueda ayudar a difundir nuestra música, hay que tener algo importante también: Tacto.

 

No se puede llegar con un programador y exigirle que ponga nuestra canción, y pensar que si no lo hace es un mamón. Uno debe mostrar interés por el trabajo de el otro. Pedir unos minutos de su atención mas no exigirla. Se puede platicar de muchas cosas aparte de “este es mi disco, escúchalo”.  Al menos, en mi experiencia eso me importa más: Conocer personas en esta industria que me puedan ayudar a crecer, ya sea con críticas buenas o malas, y también aprender cómo se mueve la marea dentro de este océano de la música.

 

También existen quienes culpan a todos de que su música no suena, y lo que nunca han hecho es preguntarse si realmente su música es buena.

 

Tenemos que acercarnos a la gente que organiza conciertos o tiene espacios en los medios. De otra forma no sabrán de nuestra música y propuesta. Se necesitan crear vínculos de difusión y hay que recordar que no hay mejor vendedor de nuestra música que uno mismo. Hay bandas muy buenas que están ahí esperando a ser descubiertas y lo más probable es que ahí se queden. Nadie te va a descubrir si tú no te das a conocer. Se necesitan crear vínculos de difusión y hay que recordar que no hay mejor vendedor de nuestra música que uno mismo.

 

El amiguísmo en el rock existe, y es una pena en verdad, pero no podemos culpar de todos nuestros problemas como banda al hecho de que otros conozcan gente metida en el medio y tú no. Repito: los contactos, o amistades en el rock no son exclusivos. Y no es que todo se trate de amistades, aunque en algunos casos existe, sino de que si no te acercas, si no te relacionas, difícilmente sabrán de ti.

 

Tratemos de hacer mejor música y dejemos de lamentarnos diciendo: “Es que son sus amigos”, porque no en todos los casos es así. Y cegarnos a esta idea es una aberración.

 

Una cosa es segura al final del día: No importa cuánta gente conozcas en el medio. De nada sirve que logres estar en el escenario más grande si al final la gente sigue sin ponerte atención.

 

Twitter: @homerontiveros