El amor de Los Planetas

planetas-zona

Acababa de salir de la casa donde me hospedaba cuando recibí un mensaje: “Listo, este es el número de J, ya sabe que lo llamaras”. Me senté en la banca de una plaza en la cima del barrio de Albayzin. Hacia un calor infernal en Granada, era media tarde. Entre emocionado y nervioso marqué el número que me dieron, timbró tres o cuatro veces, y al otro lado se escuchó la voz sin prisas de J. Quedamos de vernos más tarde en un bar granadino.

El Lemon Rock es un bar con una barra extensa y un pequeño escenario donde tocan bandas españolas de diversos calibres. En las mesas altas cada quien conversa lo suyo y se forma un susurro coral. Pido una cerveza y espero. Por un momento comienzo a analizar opciones de partida digna en caso de quedar plantado; pienso cómo reaccionar si mi entrevistado no llega y de qué forma ocuparé el tiempo. No, no es opción desanimarme, me encuentro de viaje y aún me quedan varias semanas entre ciudades y países. Se abre la puerta y entra él. Jeans grises,camiseta negra con el nombre Apartamentos Acapulco (luego sabré que es una banda española que apoya),  y un porte relajado, sin prisas, poses ni pretensiones.

Un personaje importante en la música española se presenta así, tranquilamente, ante un desconocido mexicano que le solicitó una entrevista. Nos saludamos, le pregunto qué quiere tomar y pide una coca cola. Le digo que soy de Monterrey y me dice tener muy buenos recuerdos de la ciudad. Estamos listos para charlar.

Siete años pasaron para que apareciera el reciente disco de Los Planetas: Zona Temporalmente Autónoma. En todo este tiempo estuvieron dando conciertos en muchos países, haciendo discos con sus bandas alternas y componiendo (en este disco hay temas compuestos en el 2010).

A pesar de estar activos durante todo este período, hay una sensación de regreso. “Hay esta sensación porque nosotros mismos lo hemos promocionado así, es decir, habíamos sacado un EP hace dos años pero no un álbum más elaborado y con ideas más complejas como éste”.

Le digo que me llamó la atención cómo el disco abre y cierra con dos canciones que muestran claramente una ideología y emiten posturas sociales, algo que pocas bandas hacen hoy en día. “Islamabad lo que intenta es derribar ideas muy implantadas en la gente que creo son falsas. Una visión diferente sobre conceptos más complejos como Dios y la religión, algo más acorde a nuestros tiempos. En Guitarra Roja (canción de Martín Castro, un anarquista argentino) quisimos cerrar el disco con un resumen de todo lo que se ha escuchado. No como una solución sino básicamente diciendo que el arte en general debe servir para conseguir una comunidad más unida y más libre con respecto a los elementos del poder. Menciono esto porque ambos temas son como la entrada y salida del disco redondeando la idea general de éste”.

Lo que sucede en medio de estas dos canciones, prácticamente es una historia de amor. “Esta es la zona temporalmente autónoma; donde está ese amor te puedes aislar de los desastres que el poder provoca en la gente”.

Esto tiene que ver con un ensayo de Hakim Bey que trata sobre crear espacios autónomos para evadir las estructuras formales del poder, de ahí han sacado el título del disco pero, ¿cómo trasladar una teoría sociológica a un disco, a las canciones? J da un sorbo al refresco, agacha un poco la cabeza y juega con el dedo índice sobre la mesa como ordenando las letras de las palabras que dirá: “Cuando descubrí el libro me di cuenta que justamente eso era lo que quería explicar, pero algunas de las canciones ya estaban hechas, es decir, el disco ya iba tomando forma. Partiendo de eso lo que hice fue asociar algunas ideas mías con las de Hakim Bey , hacer un apéndice y consultar una parte más ideológica para llevarlo todo hacia un terreno más comprensible, que es el de las canciones”.

A Los Planetas se les conoce por su manufactura de himnos pop, un sello característico, el talento en la complejidad de la sencillez. ¿Son las posturas ideológicas de este disco las más radicales como banda? “No creo que sea más radical, creo que es más explícito. Pasa que ahora, a nuestra edad, las ideas son más evidentes. Pero además tiene que ver con el hecho de que es el primero disco que hacemos completamente de nuestra propiedad, los demás pertenecían a alguna compañía. Estar fuera de una multinacional nos hace ser más explícitos y claros. Sin la censura que muchas veces se ve implicada en el proceso de creación cuando estas trabajando con gente de una compañía que es poco receptiva a lo que estás haciendo y que no te entiende”.

Momentos antes su respuestas eran pausadas, dejaba un espacio entre una idea y otra; ahora parece que hemos abierto una ventana por donde entra un discurso fluido que conecta con la idea anterior. J suelta ideas como latigazos: “El pop viene de la música popular y esto solo quiere decir que está hecho por la gente; pero me gusta diferenciar porque ésta no tiene mucho que ver con la música comercial, que es algo muy diferente. La música comercial viene impuesta por las grandes corporaciones, la televisión y las emisoras de radio que obligan a la gente a escucharla. El poder intenta que la gente se confunda y crea que la música que se está escuchando masivamente la han elegido ellos, pero no es verdad, no la ha elegido el público, lo han hecho los directivos y programadores de emisoras. Es música vacía e inocua que no transmite ningún mensaje, salvo el que la gente sea dócil, que no se levante ni rebele. Nosotros intentamos transmitir justamente lo opuesto a la música comercial”.

Pregunto cuál es el mensaje de la zona temporalmente autónoma, J sonríe un poco hacia sus adentros, sabe que cada quien entenderá lo que quiera, pero insisto en su opinión: “Hay una parte que todo mundo entenderá fácilmente y es que, el amor es imprescindible para cualquier tipo de relaciones sociales. El amor, como entendimiento entre las personas, tiene que ser fundamental”. Ahora soy yo quien sonríe hacia adentro.

Apago mi grabadora y salimos a fumar un cigarro. Hablamos de algunas bandas españolas y me agradece el interés por la música granadina. El sol comienza su retirada. Nos despedimos con un hasta luego y cada uno camina en sentido contrario.

Al siguiente día, no sé si influenciado por la charla anterior, por la postura del amor, escucho Islamabad caminando entre las calles angostas y empedradas de la colina de Albayzin, y puede que también por la lejanía, pero me quebré emocionalmente escuchando a J cantar “A ti lo que te pasa es que tienes miedo”.

Anuncios

Del Tango A La Sinfonía En Noche De Estreno Mundial

16797803_1736971212983608_9158096792319745420_o

El segundo concierto de la sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León tuvo como característica el eclecticismo pues fue del tango a la sinfonía interpretando obras del siglo XIX como de la actualidad, además de contar esa noche con un estreno mundial.

En esta ocasión la orquesta estuvo bajo la batuta de la directora huésped Gabriela Díaz Alatriste, quien es la Subdirectora Artística de la Orquesta Sinfónica del Estado de México.

Iniciar con el Tango de la compositora Gina Enríquez fue una suculenta entrada ya que la pieza tiene una belleza melódica que, a pesar de su complejidad, posee su virtud en lo natural que suena al oído del espectador. La orquesta sonó pulcra en cada una de sus secciones y mantuvo el paso rítmico adecuado, no podría decir que una sección sobresalió de las demás porque la orquesta resaltó en su conjunto haciendo lucir lo bello de las melodías y la autenticidad de sus arreglos, sobre todo en los instrumentos de viento.

El plato fuerte llegó con el estreno mundial del Concierto en tango del compositor uruguayo Miguel del Águila. Esta obra ya había sido presentada anteriormente pero en una versión para violoncello y orquesta y viola con orquesta, mas sin embargo esta noche sería tocada por un cuarteto de cuerdas solista, siendo la primera vez para esta formación. Los encargados de ejecutar este estreno fueron el Cuarteto Latinoamericano, una de las agrupaciones fundada en México con mayor reconocimiento mundial y ganadora en dos ocasiones del Grammy Latino.

El mayor reto, no solo para el cuarteto sino para toda la orquesta, es la riqueza rítmica de esta obra donde constantemente van cambiando de ritmo, incluso hay quien le ha encontrado ciertos rasgos de jazz por su temperamento cambiante, aparte de la referencia obligada del tango y su paso por la milonga. Si bien el lenguaje esta plagado de modernidad, el cuarteto lo ejecutó de tal forma que fluía sin contratiempos mostrando el gran entendimiento que hay entre ellos. La orquesta sorteó de gran manera los retos rítmicos que exige la pieza e hizo gala de dominio, esto también gracias a la cadencia y atención adecuada con que fue dirigida por la Directora Gabriela Díaz.

El Cuarteto Latinoamericano regresó al escenario para interpretar una versión del conocido tango Por una cabeza y con esto agradecer al público que los aplaudió de pie.

16797286_1736969749650421_6066485089536093473_o

Para terminar el concierto se eligió la Sinfonía No. 4 en re menor de Robert Schumann. Esta obra fue compuesta en 1841 y la idea es que se presentara como si fuera un solo movimiento, pero en 1851 el mismo autor hace una revisión marcando bien sus cuatro partes, aunque estas están ejecutadas de manera tan continua que si no se pone la atención debida pareciera ser un solo y extenso movimiento.

La Directora Días logró conducir a la orquesta por los distintos paisajes que conforman la sinfonía con mucha pulcritud y orden logrando un cierre espectacular que fue reflejado en la ovación por parte de los asistentes.

A pesar de ser un programa muy ecléctico entre las obras, Díaz condujo a la orquesta sin contratiempos por las veredas musicales que planteaba el concierto gracias a su gran trabajo en la dirección. Una noche ecléctica que transcurrió entre el tango y la sinfonía.

ENTRE LA EMBRIAGUEZ Y LA ALEGRÍA

Inicia temporada 2017 de la OSUANL

osuanl

La Sinfónica de la UANL inició de gran forma su temporada 2017 luciendo muy buena salud musical bajo la dirección del maestro Jesús Medina.

El inicio fue la obertura de la ópera La italiana en Argel de Rossini, una de las obras más populares del italiano. La orquesta sonó completamente embalada y con una coordinación muy sobresaliente. Esta pieza tiene matices contrastantes y éstos fueron muy bien logrados por las distintas secciones. Todos los músicos caminaron a paso firme y seguro en el inicio, aunque hay que resaltar el trabajo de los clarinetes y los fagotes. Iniciar con esta obertura de carácter agradable y ligero fue un gran acierto para iniciar el concierto.

Luego vino el concierto para flauta y arpa k. 299 de Mozart, que contó con la participación de los solistas Miguel Ángel Villanueva (flauta) y Janet Paulus (arpa). Esta obra fue compuesta por pedido del duque de Guines y fue la única pieza que Mozart compuso para arpa. En el primer y segundo movimiento (Allegro y Andantino) hay partes específicas de dialogo entre ambos instrumentos, estas partes fueron llevadas de manera sobresaliente con muy buena fluidez entre Villanueva y Paulus, su dialogo musical tuvo el tono y la cadencia correcta para la pieza. Muy buen trabajo el de Miguel Ángel en la flauta con dominio y soltura. Janet Paulus salió adelante aún y cuando por momentos quedaba un poco opacada por la orquesta, sin embargo brilló su ejecución llena de dinamismo.

El cierre vino con la séptima sinfonía de Beethoven. Esta obra de 1812 tardó cinco años en ser terminada y en sus estreno tomó relevancia social debido al contexto: se celebraba en Europa la caída de Napoleón.

Aquí el director Medina dirigió con maestría, pero además con el espíritu necesario, una orquesta que caminó con alegría por las melodías y los acordes futuristas de la pieza. El segundo movimiento, uno de los más bellos pasajes de la obra de Beethoven, fue ejecutado con firmeza en cada paso del vaivén que la pieza requiere en ese efecto embriagador con el que se le conoce. Toda la sección de cuerdas lució en su conjunto, simplemente encantador.

Si acaso, durante el primer movimiento los cornos quedaban por encima del volumen del resto de la orquesta, hay que tener en cuenta que para esta sinfonía Beethoven hace subir los cornos a un registro agudo poco usual en sus partituras, sin embargo terminaron dando el matiz y la dinámica al conjuntarse con el resto de la orquesta, un trabajo nada simple pues aquí brillan los cornos por su fuerza, pero esta debe ser controlada por el músico.

Noche festiva entre la embriaguez y la danza de una sinfonía, el dinamismo juguetón de un concierto para flauta y arpa y la alegría de una obertura que funciona como metáfora del inicio de esta temporada de la OSUANL.

Los Festivales No Son Pan Con Lo Mismo

machacas

Apareció el cartel del Machaca 2017 y con ello los comentarios de “son los mismos de siempre”. En mi opinión creo que quienes lo ven así es porque solamente ven a los grupos principales, a los más conocidos y ponen su atención en los escenarios grandes.

Una banda se hace headliner por el público, están ahí porque la gente les responde mucho más que a otros, así de simple. Y la realidad es que en Latinoamérica las bandas que puedan encabezar un festival son pocas y casi podría asegurar que ninguna pertenece a los 10 años recientes, la mayoría son bandas con más de veinte años de carrera. No ponemos en duda la propuesta, pero para ser headliner en un festival debes tener al público contigo, es una cuestión más de popularidad que musical. Entonces a estas alturas deberíamos darnos cuenta que sí, las bandas principales se repetirán en los festivales porque son las que hay y son las que el público ha puesto ahí.

Ahora, la cuestión es que un festival no solo son los escenarios principales ni los grupos estelares. Hay una buena cantidad de grupos que forman parte del elenco y que lastimosamente muchos de ellos no reciben la atención que deberían porque el público prefiere quedarse en un escenario grande y no moverse, entonces se pierden de descubrir otras propuestas menos populares pero igual de importantes.

Sí, los estelares se van a repetir y eso así seguirá un buen tiempo porque no estamos en tiempos en que las bandas se vuelvan masivas, sucede que la masividad ha dejado de existir como tal. La diversidad, lo interesante lo podemos encontrar en los escenarios alternos de un festival. Dicho esto entonces, no, el Machaca de este año no es pan con lo mismo, solo hay que voltear a otros lados.

 

Estas son solo algunas recomendaciones de bandas que estarán en este festival:

Esteman (Colombia)

iLe (Puerto Rico)

Pedropiedra (Chile)

Camilo Séptimo (México)

Guasones (Argentina)

El David Aguilar (México)

Los PetitFellas (Colombia)

Buffalo Blanco (México)

Las Pelotas (Argentina)

Systema Solar (Colombia)

 

El concierto nublado de Lila Downs en el Festival Santa Lucía

Monterrey SantaLucia250916.jpg

El concierto de Lila Downs ayer en Monterrey fue grisáceo medio nublado. Desde muy temprano había mucho movimiento en el primer cuadro de la ciudad, lo cual hace ver que un artista con buena convocatoria es capaz de activar parte del comercio pues estacionamientos, viene-viene, vendedores ambulantes, tiendas y restaurantes de la zona tuvieron más afluencia y aprovecharon la ocasión.

El concierto comenzó puntual y la explanada estaba llena; había personas de todas las edades, familias completas y esto hacía que algunos tuvieran mejor visibilidad que otros pues por los desniveles que hay en el espacio, hacía que no todos pudieran ver igual.

Lila Downs interpretó canciones de raíz oaxaqueña, norteña, veracruzana, de guerrero y de todo índole popular, pasando por Marco Antonio Solís y obviamente Juan Gabriel. Sin embargo algo había que público y artista no explotaban. Sí, todo mundo contento y aplaudía por con cierto aire frío.

Probablemente la causa sea que el sonido estuvo muy bajo de nivel para el tamaño de la explanada. No es que fuera insuficiente, más bien daba a pensar que se había quedado en ese nivel. De donde yo estaba parado no se escuchaba con la fuerza necesaria, esto fue negativo porque hacía que la gente perdiera atención a la artista entonces el discurso que daba, donde dedico una canción a los periodistas, habló de los obreros, de la igualdad y el amor, etc, se perdiera entre la distracción de los asistentes y no tenía el impacto que debería tener.

Luego llegó la lluvia y poco a poco la gente se fue retirando hasta que el agua arreció y el concierto tuvo que terminar.

No tengo duda de la calidad de la música y el discurso de Lila Downs, es relevante y necesario, pero cada vez me parece que está mas cercana a lo “mexican curious” de exportación que a lo tradicional, es más un producto para mostrar con algunos clichés de la cultura popular mexicana, pero tampoco eso es malo.

Su música toma raíces tradicionales y lo moderniza, o más bien, lo hace más accesible, más vendible, pero a veces es innecesario, como cuando interpretó una ranchera de Juan Gabriel y le hizo un arreglo pop que no le hacía justicia. Unas norteñas más en el cliché musical que en lo que realmente es, rancheras eléctricas y sones globalizados. Nada de esto es malo, y la verdad suena muy bien si se le escucha como lo que es: una fusión.

Era el plato fuerte del Festival, y aunque se llenó, diferentes razones, entre ellas la desorganización, no lo hicieron lucir como tal, pero no es la primera vez que sucede en el Festival.

ECOS DE UN FESTIVAL AL NORTE

descarga

Primer día

-Antes que nada: Lo mejor y divertido fue ver a todo mundo bailando con Caballo Dorado, era impresionante ver la cantidad de gente haciendo una coreografía. Muy bien por quien haya decidido que estuvieran.

-Play & Mobil Project, la banda integrada por miembros de Liquits y Quiero Club inició el festival. La verdad es que en vivo suenan muy bien pero la gente apenas iba llegando y no ponía mucha atención. Tuvo que aparecer Facundo en el escenario para que los asistentes se acercaran y sacaran sus teléfonos para tomar fotos. Esta banda suena muy bien en vivo y fue buen inicio.

-Rock en tu Idioma comenzó sonando mal, en realidad bastante mal, no por la banda sino por el ingeniero. Ya después se arregló y se podía escuchar todo sin problema. La nostalgia gana, hasta yo me encontré cantando algunas canciones. Me dio gusto ver amigos en el escenario y entendí algo: Por más que queramos criticar este proyecto, la verdad es que lo merecen; ellos y sus canciones abrieron muchas puertas, crearon un público y forman parte de una generación fundamental para el rock nacional. Podemos decir que su tiempo ya fue y en realidad no es así, lo que hicieron ahí está. intacto y merece reconocimiento.

-Pedrina y Rio, banda colombiana, fue una muy grata sorpresa. Su sonido de fusión latina entre bossa y más ritmos, suenan por demás interesante. Habíamos pocos y el audio no ayudó, pero sin duda fue, en mi opinión, un grato descubrimiento. Me doy cuenta que en otros países también se están generando propuestas muy finas y contemporáneas.

-Natalia Lafourcade es probablemente la más arriesgada. Va del pop al bolero, de lo acústico a lo enérgico pasando por varios ritmos latinos. La gente le respondió muy bien y creo es el show más musical de todos los que se presentaron. Arreglos muy buenos, excelente ejecución de la banda como de ella. Aunque a algunos no les gusta la verdad es que Natalia lo hace muy bien y se nota madura, más allá de si nos gustan o no sus canciones.

-Quiero Club tuvo buena respuesta, tiene ya un público identificado y su propuesta va muy bien en estos festivales. Boscop apareció con varias bandas.

-Pato Machete se armó de una banda en el escenario y se apoyó en Serko Fu en las voces. Mezclando sus temas solista con algunos de Control Machete logró conectar con el público que era muy nutrido en la carpa ascendente.

-Plastilina Mosh no termina de conectar del todo con el público del festival. Hay temas que son coreados, bailados y demás pero la gente no termina de entregarse a esta banda. Tuvieron uno de los mejores horarios. Su juego de luces e imágenes es bastante bueno acompañado de su música, pero hay algo que no termina de “reventar”.

-Bunbury no hay tanto que decir. Sus fans cantaron fuerte cada uno de los temas, que algunas versiones fueron como las de su último disco, en tempos más bajos y versiones acústicas. Su banda suena impecable. Me gustó que tocara una de las canciones hecha junto a Nacho Vegas.

-Cadillacs comenzó sonando mal, poco a poco se fue componiendo el audio. Vicentico no habló con el público regio y eso le dio algo de frialdad al asunto. Las canciones las cantamos y me dio gusto escuchar algunas viejitas que no pensé tocarían. La banda suena bien, pero como dije antes, hubo una cierta frialdad y al menos de mi parte la expectativa era más alta.

 Terminando ellos me fui y ya no vi a 50 Cents. Tampoco ví a Alfonso André ni Gustavo Cordera, no porque no quisiera, sino por falta de tiempo. Me arrepiento de no ver a Cordera cuando supe que cantó “Un pacto”.

bc553e5cfb9ee3a_8c43677f1a48831afe6ec7469ec55e25

Segundo día 

-75 mil asistentes solo el sábado (sold out) y alrededor de 59 mil el viernes, lo que da una cifra de más de 130 mil asistentes entre los dos días.

-Clemente Castillo presentó rolas de su disco Eureka y suena muy bien en vivo. Había poca gente pero los que estaban apoyaban. Vale la pena darle una escuchada a su disco, una paleta de sonidos que van del soul al bolero pasando por el reggae.

-Siddhartha se ha ido ganando poco a poco a los regios. La respuesta del público fue bastante buena y en vivo sonó muy bien. Las canciones entre un pop con guitarras cargadas y pinceladas de rock es una formula que le ha dado un sonido específico y la gente se lo reconoció. Prácticamente cantaron todas las canciones aunque no estaba lleno aún.

-Pericos tuvo una presentación buena. No hubo novedades en su show pero tienen un repertorio tan conocido que no tuvieron problema para que el público les respondiera. Estaban festejando 30 años de carrera. Fueron los primeros a quienes les pidieron una canción más.

-Luego vino un segmento electrónico que comenzó con Sussy 4, Moenia y el DJ Felix Jaehn, siendo este último a mi parecer lo más aburrido del festival, aquí como que se hizo un espacio donde se sentía que caía el festival.

-León Larreguí puede gustar o no, pero la respuesta fue muy buena, ni se diga cuando cantó “Brillas”, que fue la más coreada. Aprovechó el festival para presentar su disco Voluma.

-En la carpa ascendente me sorprendió mucho Timothy Brownie, es como si fue un DJ con música continua pero con la peculiaridad que es toda una banda. Traían una chica ingeniero de audio que los hizo sonar increíble.

-Porter tuvo mucha audiencia en la carpa ascendente, aunque su vocalista por momentos sonaba desafinado, tuvieron una buena presentación donde la gente los acompañó durante todas las canciones. Ya habían estado anteriormente en el escenario principal, sin embargo ahora les tocó en este otro espacio. Sin duda hubiera sido mejor que ellos ocuparan uno de los escenarios grandes en lugar de alguno de los DJ que estuvieron ahí.

-Desde muy temprano ya se notaba la afluencia de gente, pero para este momento ya era muy difícil caminar en ciertas zonas.

-Caifanes sigue siendo Caifanes y lo será por generaciones. El audio sonó un poco bajo, no terminaba de tronar, pero la gente cantó a pulmón abierto canciones que son parte de una generación. No hubo novedades, el discurso ya conocido de Saul, no hubo canciones nuevas y prácticamente ni arreglos nuevos; pero las canciones forman parte del cancionero nacional; tan así que son cantadas y conocidas por personas de diversas edades.

-Two Door Cinema suena muy bien en vivo pero en lo personal no me termina de llamar la atención, me pareció bueno pero un tanto insípido, repito es opinión personal.

-Las sorpresas fueron Lou Vega y Magneto…esto ya se volvió una característica del festival: los artistas sorpresa, los cuales en muchas ocasiones se tratan de aquellos one hit wonder, y su presentación está limitada a uno o dos temas cuando mucho.

-El cansancio era más como para quedarme por morbo a ver qué onda con J Balvin y el cierre con Decadentes y Naughty By Nature.

 

Pros y contras:

 -El festival dentro del perfil que maneja se ha convertido en el segundo más importante del país después del Vive Latino.

-La infraestructura es insuficiente para la cantidad de público asistente, hay momentos en que es difícil caminar.

-Hacer uso de los baños es complicado y caótico.

-Hay una variedad musical casi para todos los gustos.

-La prioridad que se le da al consumo de cerveza sobre el agua u otra bebida es muy marcada. Son muchos más los puntos de venta de cerveza que los de agua y refresco y estos se terminan muy rápido, no así la cerveza. Por todo el parque había personas vendiendo cerveza, pero no agua ni refresco. De esta forma es presionar a los asistentes a consumir cerveza.

-La imposición de comprar dos cervezas de golpe en lugar de una hace que el consumo sea más.

-La atracción de turismo a la ciudad es hoy en día una realidad gracias a los festivales.

-El perfil “norteño” del festival es redondo pues incluye no solo un espacio emblemático (Fundidora) sino una de las mejores vistas de nuestro símbolo (Cerro de la Silla) y gastronomía también, aparte de la música.

-A pesar de tratarse de un festival del norte, hay muy poco espacio, casi nulo, para bandas emergentes de la ciudad o de la región norte.

-Los taxis fuera del lugar cobran tarifas muy elevadas y la agencia de transporte no hace nada al respecto.

-La producción es de alto nivel, los horarios se cumplen y se nota una organización fuerte.

-La derrama económica es latente y la opción de ofrecer música y entretenimiento en una ciudad azotada por la inseguridad tiene sus beneficios.

LA INTOLERANCIA DE LOS ROCKEROS

moshpit1

El público del rock es el más intolerante; éste es el que mas abuchea, lanza objetos al escenario, ofende y demerita a las bandas, cosa que no ocurre entre los gruperos o poperos, por ejemplo.

Cuando hay un festival de “rock”, lo primero que sale a flote son críticas y ofensas a los grupos participantes. Cuando alguna banda importante viene a la ciudad o al país, pobre del que le toque abrir el concierto pues tendrá que aguantar la poca paciencia de los presentes. Y no se trata de malinchismo, pues lo mismo ocurre con las bandas que abren conciertos de grupos nacionales de peso.

En estos días se habla mucho de la versión que hace la Banda El Recodo al clásico de Pink Floyd “Another brick on the wall”. Sin embargo la queja no es otra más que el hecho de que un grupero interprete un clásico del rock. ¿Dónde dice que está prohibido hacerlo? Muchos músicos hemos hecho lo mismo a la inversa e igual hemos sido criticados. Se nos olvida que la música es universal. Y si decidimos que el rock es solo para los rockeros, entonces habría que definir qué es rock y quiénes los rockeros.

Tampoco es que haya que ser conformista, consumir lo que te pongan sin decir ni criticar nada. De cierta forma la esencia del rock, al menos en el papel, es cuestionar, señalar y criticar: ir contra lo establecido. Pero en todo caso hay diversas soluciones: Si estás en desacuerdo que un grupero toque un tema de alguna banda de rock, o viceversa, no lo escuches y listo. Si no te gusta el lineup de un festival, pues no vas. Si no te gusta la banda que abrirá el concierto de otra banda, pues aprovecha para ir por una cerveza o simplemente ponte a platicar con quien vayas o incluso no llegues a verlos tocar. Sin embargo, lo que comúnmente sucede son los abucheos, lanzamiento de objetos al escenario y gritos pidiendo que se bajen del mismo.

1988549

Extrañamente (o quizá no tan extraño), he conocido historias de bandas muy grandes, tanto nacionales e internacionales, que en algún momento fueron abucheadas o agredidas. Fito Páez en Monterrey, Amigos Invisibles en Torreón, Bersuit Vergarabat en DF, Zoé en el Zócalo de la CDMX (me tocó estar ahí) Café Tacvba en Guadalajara (lo supe por gente muy cercana), por mencionar algunos. A mí me ha tocado vivirlo varias ocasiones como músico. Es una especie de Coliseo Romano llevado a los conciertos, y vivirlo pareciera ser un precio a pagar por parte de las bandas.

Pero no hay que confundir exigencia con intolerancia. Si una banda toca muy mal, suena espantoso y muestra falta de profesionalismo, pues con justa razón recibirá muestras de desaprobación pero, ¿denostar o demeritar solo porque estoy impaciente de ver al otro artista o porque no es de mi gusto? Tenemos todo el derecho a que no nos guste una banda, incluso sin conocerla ni haberla escuchado anteriormente. Y podemos hacérselo notar al no prestarles nuestros oídos ni nuestra atención, pero parece que no nos basta con eso: hay que hacerles notar, aparentemente, que estamos furiosos, que nos molesta su presencia y no los queremos ahí. Hay que ofender no solo a quienes lo hacen, sino a quienes lo aprueban también.

Es muy común escuchar comentarios despectivos acerca de las personas que escuchan música grupera, o pop comercial, o bachata o lo que sea, y sin embargo, el público del rock resulta ser el mas intolerante.