EL DOBLE DISCURSO DE LO POPULAR

mt-yk-web1__exposicion-s-c

Leyendo sobre las críticas y reacciones, tanto positivas como negativas, de la exposición de la artista Yayoi Kusama, reflexioné y me di cuenta que hay un recelo hacia la popularidad y un doble discurso de lo popular.

Esto ocurre en distintos terrenos: la música, el cine, la literatura, la moda y casi en cualquier apartado que se les ocurra.

¿Por qué el recelo y el doble discurso? Trataré de explicarme:

Nos gusta la música que no suena en las estaciones de radio comerciales, las películas del denominado “cine de arte” que solo son exhibidas en ciertas salas, las obras pictóricas de artistas que a la mayoría les pasan de noche, y así una lista amplia. Y hay una queja generalizada en el sentido de porqué a cierta música no se le da más espacio en la radio; por qué la gente no se interesa por otro tipo de películas que no sean las de Hollywood; por qué la gente no deja de leer a Cohelo y lee libros más importantes y profundos, o en cu caso, cuestionamos por qué la gente no lee libros. Incluso nos quejamos de que la gente no va a los museos ni aprovecha la oportunidad de vivir la experiencia de presenciar una exposición, de enriquecerse culturalmente.

Pero me pregunto: ¿ En realidad queremos que así sea, que la música, los libros, las películas, las modas que son de un grupo determinado se vuelvan masivas? No lo creo y he ahí el doble discurso.

Tenemos la idea de que si así fuera, si la gente se acercara más a la cultura o pusiera más atención a expresiones no tan comerciales, la sociedad sería diferente. Creemos que acercarnos a la cultura y al arte nos hace mejores personas y siempre existe el lamento de que ciertas manifestaciones solo interesan a unos cuantos y no a las masas. Pareciera que nos gustaría que esas expresiones fueran populares, sin embargo, cuando esto llega a suceder, que algo se vuelve popular, lo primero que hacemos es rechazarlo.

 “Es que ya se hizo muy popular”, “ahora ya es muy light”, “ya se vendió”, “ya se hizo comercial”, “ a esos ya cualquiera los escucha”, “era mejor antes, ahora ya todos lo leen”, y más expresiones por el estilo son la que se pueden escuchar.

Sucede que en realidad no queremos que lo que nos gusta a unos cuantos se haga popular aunque antes hayamos dicho que “ojalá la gente pusiera mas atención en ello”. En cuanto algo se hace masivo ponemos en duda su calidad; pareciera que no confiamos en el gusto de los demás y por ende, si le gusta a todos, entonces está mal.

Queremos que escuchen a determinado artista o grupo que solo algunos conocemos y nos lamentamos de que en X ciudad sea tan poco conocido, pero si llega a llenar un teatro o una sala, nos quejamos diciendo que la mayoría de los que fueron no sabían ni de qué se trataba.

Decimos que la gente debería de ver cine diferente al comercial, pero en cuanto una película de estas es vista por muchas personas, y tiene un éxito comercial. entonces ya no nos parece tan interesante.

Amor-Feria-Sacaron-fotosFERNANDO-ORDEN_CLAIMA20140525_0043_27

Infinidad de veces hemos escuchado que la gente debería aprovechar los museos. Yo mismo lo he dicho, sin embargo salí muy molesto de una exposición de Dalí en Madrid por la cantidad de gente que ahí había.

Hace unos días escuchaba una canción de Jeff Buckley, “Lover, you should’ve come over”, y me enteré de que esta es mencionada en 50 sombras de Grey, lo cual a muchos les pareció una ofensa que la incluyeran ahí, y que los lectores de este libro la escucharan. Sin embargo muchas veces he oído a personas decir que “todos” deberían escuchar a Jeff Buckley.

Cuántas críticas no aparecieron sobre la obra de Kusama ahora que estuvo en el Museo Tamayo, y cuántas de ellas no fueron hacia la gente que hacía largas filas o se tomaba fotos en la exposición. Esto último aún y cuando la misma artista se había fotografiado en su propia obra. Me da la impresión de que las críticas vinieron a partir de que se volvió un fenómeno la exposición el en Distrito Federal. ¿Habría las mismas críticas si no hubiera sido tan popular su exposición en México?

Conozco buenos lectores que celebraban la edición de “Tokio Blues” de Murakami en español y ahora dicen que ya no lo leen porque ya cualquiera lo lee.

Estamos peleados con lo popular. No creemos que algo pueda ser muy conocido y mantener un importante nivel de calidad. Así que en cuanto se vuelve masivo deja de interesarnos, aún y cuando se trate del mismo trabajo.

Pero entonces, ¿queremos que lo que nos gusta les guste a otro o no? ¿El valor de una expresión, o de una obra, está dictada por su popularidad?

Anuncios

“A TRAVES DEL ARTE PUEDO DECIR QUE ESTE PAÍS ESTÁ EN MANOS DE LADRONES Y CRIMINALES”. DIALOGUEANDO CON LA ARTISTA ROSA MARÍA ROBLES SOBRE SU ALTAR DE MUERTOS “PAÍS DE FANTASMAS”.

unnamed (1)

“País de Fantasmas” es el título del altar de muertos que la artista mexicana Rosa María Robles preparó exclusivamente para La Casa Universitaria del Libro. Se trata de una obra inédita que invita a la reflexión sobre la vida y la muerte en nuestro país.

En esta entrevista habla de su trabajo y de cómo, a través del arte, se hace una denuncia social, además de cómo ha sido influido por los recientes sucesos nacionales.

El altar de muertos podrán verlo en La Casa Universitaria del Libro (Padre Mier y Vallarta en Mty. NL) a partir de este 29 de Octubre.