LAS CANCIONES DEL ROCK REGIO

La Ciudad de la Nostalgia Parte 2

cab-960x500

Buscando razones del por qué el público y los medios no ponen atención a las bandas regias hoy en día, no nos hemos detenido en algo muy importante: las canciones.

Generalmente cuando una banda comienza a sobresalir de las demás es por sus temas; porque han hecho canciones con las que los demás se han identificado de una u otra forma y éstas terminan siendo un reflejo de un determinado momento o época.

Cuando las bandas en Monterrey comenzaron a tomar notoriedad, en la década de los 90, fue principalmente por su propuesta, la cual incluía canciones que el público, asiduo a las tocadas ,comenzó a hacer suyas; tan así que muchas incluso se convirtieron en himnos generacionales y hasta de alcance internacional.

Habrá quien mencione que las canciones de algunos grupos contaron con el apoyo de una compañía en su difusión, y aunque esto es cierto, hay canciones que tuvieron su vida de forma independiente en esta ciudad; es decir, la gente las coreaba en las tocadas sin tener una proyección en medios, como ocurrió por ejemplo con Cabrito Vudú, La Flor de Lingo, Las Espantosas X, El Gran Silencio, Bamboo, Quiero Club y más bandas.

Ahora contamos con Internet como el medio de difusión más importante. Sin embargo, la realidad es que la atención del público y los medios en Monterrey no está sobre las bandas regias. ¿No será que están faltando nuevas canciones memorables?

Podríamos ser un poco autocríticos y preguntarnos si es que al público no le gusta lo que decimos y cantamos, si no se sienten identificados, o tal vez perdimos el talento para hacer grandes canciones, esas que trasciendan al tiempo y el espacio, como las que siguen sonando después de 20 años.

Bien valdría la pena hacer un ejercicio, a forma de lista, y responder esta pregunta para hacernos una idea de dónde estamos ubicados:

En opinión de cada uno, ¿cuáles son las canciones representativas del rock regio hasta hoy día?

Twitter: @homerontiveros

Anuncios

LA CIUDAD DE LA NOSTALGIA Parte 1

Monterrey y su Avanzada.

Imagen

En Monterrey pareciera ser que nos gusta vivir de la nostalgia. A esta idea le vengo dando vueltas desde hace tiempo por distintas razones. Obviamente que se puede estar en desacuerdo, pero vale la pena cuestionarnos.

 

Tuvimos una época dorada, si así se le puede llamar, con la Avanzada Regia, donde grupos regiomontanos gozaban de un público que acudía a verlos aún sin tener disco grabado. Había algunos espacios para tocar que fueron definitivos, de hecho un par aún existen. Se generó una escena que contaba con lugares para tocar, espacios en los medios, programas y columnas especializadas y un público que pagaba por ver a estas bandas. Esto, a mediados de los noventa, atrajo la mirada de las compañías hacia la ciudad y bandas como Control Machete, El Gran Silencio, Zurdok y Plastilina Mosh entre otros, estuvieron bajo los reflectores nacionales e internacionales. Después fuimos saliendo de la escena local más bandas como Kinky, La Flor de Lingo, Inspector, Genitallica, Volovan, y Jumbo, generando un boom del rock regio en muchas otras latitudes.

 

Cabe mencionar que el movimiento no comenzó con Control Machete, sino que antes hubo muchos grupos que fueron actores importantes en la escena, como Acarniences, Crazy Lazy, Cabrito Vudú o Mamíferos Habituales, por mencionar algunos.

 

Esto fue algo muy significativo y que sin duda marcó un antes y un después. A nivel internacional se habló de Monterrey y su escena: la ciudad era un semillero de bandas importantes.

 

El problema es que hoy en día, casi veinte años después, se sigue hablando de los mismos grupos.  Conviene aclarar que todos esos grupos alcanzaron su lugar por sí mismos, aún los que ya no existen; y que el hecho de que se sigan mencionando y pidiendo es señal de haber hecho un trabajo bien hecho. Pero los grupos que siguen teniendo convocatoria y se siguen escuchando son los mismos de hace casi dos décadas. Una prueba: el regreso de Zurdok.  De lo más reciente que se ha hablado en la Ciudad fue de un regreso y no del nacimiento o aparición de una banda trascendente en el mapa regiomontano.

Imagen

Bandas como Quiero Club, She´s a Tease o Bam Bam prácticamente tocaban más afuera que aquí; tenían más oportunidades fuera de la ciudad y algunas tuvieron que emigrar, otras terminaron desintegradas (como Bam Bam). Está el caso de Niña, una real banda indie regiomontana que en el DF goza de un estatus de banda de culto para un sector de seguidores y acá no ha tenido la misma relevancia.

 

Aclaro que no se trata de culpar a nadie, sino más bien preguntarnos por qué seguimos anclados a los logros de hace veinte años; por qué no se está escribiendo una historia joven, o por qué no la escriben las generaciones más jóvenes.

 

Bandas sí hay,  me consta y no creo que sea ese el problema. Probablemente para los grupos jóvenes hasta ya sea molesto que se les hable de la “avanzada”. No dejo de pensar en una situación similar como la del hermano menor que constantemente le están recordando los logros de su hermano mayor.  Lo logrado hasta el día de hoy por las bandas antes mencionadas sin duda es importante para la escena regia porque genera un antecedente histórico, pero es momento de escribir una historia nueva y no seguir viviendo de las victorias pasadas. La Avanzada Regia fue y es muy importante pero convendría darle vuelta a la hoja. Grupos como El Gran Silencio, Jumbo o Inspector ya escribimos nuestra historia. Hicimos un camino, el cual vamos recorriendo con todos sus altibajos, pero esa es una página que se comenzó a escribir hace más de veinte años y pareciera haberse quedado en puntos suspensivos. ¿Qué sigue después de esos puntos?

Imagen

Falta escribir sobre las páginas blancas de esta ciudad una nueva historia, una radiografía de lo que ocurre entre los jóvenes; cuál es su sentir, su percepción de la realidad, escuchar qué es lo que tienen que decir. Es necesaria la voz de hoy, la actual; que los jóvenes reclamen su espacio, su lugar, sus ideas y sobre todo que se hagan escuchar.

 

¿Qué los detiene? ¿Qué les ha faltado para conquistar a las nuevas audiencias? ¿Por qué las nuevas generaciones parecen ser indiferentes al quehacer de sus contemporáneos y recurren a grupos de una época diferente para satisfacer sus necesidades musicales? ¿O somos simplemente una sociedad cómodamente instalada en la nostalgia?

 

En la próxima entrega abordaremos el tema del Barrio Antiguo y los antros como un acto de nostalgia.

 

Twitter: @homerontiveros

 

Edición a cargo de Gerardo Wario.