Los Festivales No Son Pan Con Lo Mismo

machacas

Apareció el cartel del Machaca 2017 y con ello los comentarios de “son los mismos de siempre”. En mi opinión creo que quienes lo ven así es porque solamente ven a los grupos principales, a los más conocidos y ponen su atención en los escenarios grandes.

Una banda se hace headliner por el público, están ahí porque la gente les responde mucho más que a otros, así de simple. Y la realidad es que en Latinoamérica las bandas que puedan encabezar un festival son pocas y casi podría asegurar que ninguna pertenece a los 10 años recientes, la mayoría son bandas con más de veinte años de carrera. No ponemos en duda la propuesta, pero para ser headliner en un festival debes tener al público contigo, es una cuestión más de popularidad que musical. Entonces a estas alturas deberíamos darnos cuenta que sí, las bandas principales se repetirán en los festivales porque son las que hay y son las que el público ha puesto ahí.

Ahora, la cuestión es que un festival no solo son los escenarios principales ni los grupos estelares. Hay una buena cantidad de grupos que forman parte del elenco y que lastimosamente muchos de ellos no reciben la atención que deberían porque el público prefiere quedarse en un escenario grande y no moverse, entonces se pierden de descubrir otras propuestas menos populares pero igual de importantes.

Sí, los estelares se van a repetir y eso así seguirá un buen tiempo porque no estamos en tiempos en que las bandas se vuelvan masivas, sucede que la masividad ha dejado de existir como tal. La diversidad, lo interesante lo podemos encontrar en los escenarios alternos de un festival. Dicho esto entonces, no, el Machaca de este año no es pan con lo mismo, solo hay que voltear a otros lados.

 

Estas son solo algunas recomendaciones de bandas que estarán en este festival:

Esteman (Colombia)

iLe (Puerto Rico)

Pedropiedra (Chile)

Camilo Séptimo (México)

Guasones (Argentina)

El David Aguilar (México)

Los PetitFellas (Colombia)

Buffalo Blanco (México)

Las Pelotas (Argentina)

Systema Solar (Colombia)

 

Anuncios

El concierto nublado de Lila Downs en el Festival Santa Lucía

Monterrey SantaLucia250916.jpg

El concierto de Lila Downs ayer en Monterrey fue grisáceo medio nublado. Desde muy temprano había mucho movimiento en el primer cuadro de la ciudad, lo cual hace ver que un artista con buena convocatoria es capaz de activar parte del comercio pues estacionamientos, viene-viene, vendedores ambulantes, tiendas y restaurantes de la zona tuvieron más afluencia y aprovecharon la ocasión.

El concierto comenzó puntual y la explanada estaba llena; había personas de todas las edades, familias completas y esto hacía que algunos tuvieran mejor visibilidad que otros pues por los desniveles que hay en el espacio, hacía que no todos pudieran ver igual.

Lila Downs interpretó canciones de raíz oaxaqueña, norteña, veracruzana, de guerrero y de todo índole popular, pasando por Marco Antonio Solís y obviamente Juan Gabriel. Sin embargo algo había que público y artista no explotaban. Sí, todo mundo contento y aplaudía por con cierto aire frío.

Probablemente la causa sea que el sonido estuvo muy bajo de nivel para el tamaño de la explanada. No es que fuera insuficiente, más bien daba a pensar que se había quedado en ese nivel. De donde yo estaba parado no se escuchaba con la fuerza necesaria, esto fue negativo porque hacía que la gente perdiera atención a la artista entonces el discurso que daba, donde dedico una canción a los periodistas, habló de los obreros, de la igualdad y el amor, etc, se perdiera entre la distracción de los asistentes y no tenía el impacto que debería tener.

Luego llegó la lluvia y poco a poco la gente se fue retirando hasta que el agua arreció y el concierto tuvo que terminar.

No tengo duda de la calidad de la música y el discurso de Lila Downs, es relevante y necesario, pero cada vez me parece que está mas cercana a lo “mexican curious” de exportación que a lo tradicional, es más un producto para mostrar con algunos clichés de la cultura popular mexicana, pero tampoco eso es malo.

Su música toma raíces tradicionales y lo moderniza, o más bien, lo hace más accesible, más vendible, pero a veces es innecesario, como cuando interpretó una ranchera de Juan Gabriel y le hizo un arreglo pop que no le hacía justicia. Unas norteñas más en el cliché musical que en lo que realmente es, rancheras eléctricas y sones globalizados. Nada de esto es malo, y la verdad suena muy bien si se le escucha como lo que es: una fusión.

Era el plato fuerte del Festival, y aunque se llenó, diferentes razones, entre ellas la desorganización, no lo hicieron lucir como tal, pero no es la primera vez que sucede en el Festival.

ECOS DE UN FESTIVAL AL NORTE

descarga

Primer día

-Antes que nada: Lo mejor y divertido fue ver a todo mundo bailando con Caballo Dorado, era impresionante ver la cantidad de gente haciendo una coreografía. Muy bien por quien haya decidido que estuvieran.

-Play & Mobil Project, la banda integrada por miembros de Liquits y Quiero Club inició el festival. La verdad es que en vivo suenan muy bien pero la gente apenas iba llegando y no ponía mucha atención. Tuvo que aparecer Facundo en el escenario para que los asistentes se acercaran y sacaran sus teléfonos para tomar fotos. Esta banda suena muy bien en vivo y fue buen inicio.

-Rock en tu Idioma comenzó sonando mal, en realidad bastante mal, no por la banda sino por el ingeniero. Ya después se arregló y se podía escuchar todo sin problema. La nostalgia gana, hasta yo me encontré cantando algunas canciones. Me dio gusto ver amigos en el escenario y entendí algo: Por más que queramos criticar este proyecto, la verdad es que lo merecen; ellos y sus canciones abrieron muchas puertas, crearon un público y forman parte de una generación fundamental para el rock nacional. Podemos decir que su tiempo ya fue y en realidad no es así, lo que hicieron ahí está. intacto y merece reconocimiento.

-Pedrina y Rio, banda colombiana, fue una muy grata sorpresa. Su sonido de fusión latina entre bossa y más ritmos, suenan por demás interesante. Habíamos pocos y el audio no ayudó, pero sin duda fue, en mi opinión, un grato descubrimiento. Me doy cuenta que en otros países también se están generando propuestas muy finas y contemporáneas.

-Natalia Lafourcade es probablemente la más arriesgada. Va del pop al bolero, de lo acústico a lo enérgico pasando por varios ritmos latinos. La gente le respondió muy bien y creo es el show más musical de todos los que se presentaron. Arreglos muy buenos, excelente ejecución de la banda como de ella. Aunque a algunos no les gusta la verdad es que Natalia lo hace muy bien y se nota madura, más allá de si nos gustan o no sus canciones.

-Quiero Club tuvo buena respuesta, tiene ya un público identificado y su propuesta va muy bien en estos festivales. Boscop apareció con varias bandas.

-Pato Machete se armó de una banda en el escenario y se apoyó en Serko Fu en las voces. Mezclando sus temas solista con algunos de Control Machete logró conectar con el público que era muy nutrido en la carpa ascendente.

-Plastilina Mosh no termina de conectar del todo con el público del festival. Hay temas que son coreados, bailados y demás pero la gente no termina de entregarse a esta banda. Tuvieron uno de los mejores horarios. Su juego de luces e imágenes es bastante bueno acompañado de su música, pero hay algo que no termina de “reventar”.

-Bunbury no hay tanto que decir. Sus fans cantaron fuerte cada uno de los temas, que algunas versiones fueron como las de su último disco, en tempos más bajos y versiones acústicas. Su banda suena impecable. Me gustó que tocara una de las canciones hecha junto a Nacho Vegas.

-Cadillacs comenzó sonando mal, poco a poco se fue componiendo el audio. Vicentico no habló con el público regio y eso le dio algo de frialdad al asunto. Las canciones las cantamos y me dio gusto escuchar algunas viejitas que no pensé tocarían. La banda suena bien, pero como dije antes, hubo una cierta frialdad y al menos de mi parte la expectativa era más alta.

 Terminando ellos me fui y ya no vi a 50 Cents. Tampoco ví a Alfonso André ni Gustavo Cordera, no porque no quisiera, sino por falta de tiempo. Me arrepiento de no ver a Cordera cuando supe que cantó “Un pacto”.

bc553e5cfb9ee3a_8c43677f1a48831afe6ec7469ec55e25

Segundo día 

-75 mil asistentes solo el sábado (sold out) y alrededor de 59 mil el viernes, lo que da una cifra de más de 130 mil asistentes entre los dos días.

-Clemente Castillo presentó rolas de su disco Eureka y suena muy bien en vivo. Había poca gente pero los que estaban apoyaban. Vale la pena darle una escuchada a su disco, una paleta de sonidos que van del soul al bolero pasando por el reggae.

-Siddhartha se ha ido ganando poco a poco a los regios. La respuesta del público fue bastante buena y en vivo sonó muy bien. Las canciones entre un pop con guitarras cargadas y pinceladas de rock es una formula que le ha dado un sonido específico y la gente se lo reconoció. Prácticamente cantaron todas las canciones aunque no estaba lleno aún.

-Pericos tuvo una presentación buena. No hubo novedades en su show pero tienen un repertorio tan conocido que no tuvieron problema para que el público les respondiera. Estaban festejando 30 años de carrera. Fueron los primeros a quienes les pidieron una canción más.

-Luego vino un segmento electrónico que comenzó con Sussy 4, Moenia y el DJ Felix Jaehn, siendo este último a mi parecer lo más aburrido del festival, aquí como que se hizo un espacio donde se sentía que caía el festival.

-León Larreguí puede gustar o no, pero la respuesta fue muy buena, ni se diga cuando cantó “Brillas”, que fue la más coreada. Aprovechó el festival para presentar su disco Voluma.

-En la carpa ascendente me sorprendió mucho Timothy Brownie, es como si fue un DJ con música continua pero con la peculiaridad que es toda una banda. Traían una chica ingeniero de audio que los hizo sonar increíble.

-Porter tuvo mucha audiencia en la carpa ascendente, aunque su vocalista por momentos sonaba desafinado, tuvieron una buena presentación donde la gente los acompañó durante todas las canciones. Ya habían estado anteriormente en el escenario principal, sin embargo ahora les tocó en este otro espacio. Sin duda hubiera sido mejor que ellos ocuparan uno de los escenarios grandes en lugar de alguno de los DJ que estuvieron ahí.

-Desde muy temprano ya se notaba la afluencia de gente, pero para este momento ya era muy difícil caminar en ciertas zonas.

-Caifanes sigue siendo Caifanes y lo será por generaciones. El audio sonó un poco bajo, no terminaba de tronar, pero la gente cantó a pulmón abierto canciones que son parte de una generación. No hubo novedades, el discurso ya conocido de Saul, no hubo canciones nuevas y prácticamente ni arreglos nuevos; pero las canciones forman parte del cancionero nacional; tan así que son cantadas y conocidas por personas de diversas edades.

-Two Door Cinema suena muy bien en vivo pero en lo personal no me termina de llamar la atención, me pareció bueno pero un tanto insípido, repito es opinión personal.

-Las sorpresas fueron Lou Vega y Magneto…esto ya se volvió una característica del festival: los artistas sorpresa, los cuales en muchas ocasiones se tratan de aquellos one hit wonder, y su presentación está limitada a uno o dos temas cuando mucho.

-El cansancio era más como para quedarme por morbo a ver qué onda con J Balvin y el cierre con Decadentes y Naughty By Nature.

 

Pros y contras:

 -El festival dentro del perfil que maneja se ha convertido en el segundo más importante del país después del Vive Latino.

-La infraestructura es insuficiente para la cantidad de público asistente, hay momentos en que es difícil caminar.

-Hacer uso de los baños es complicado y caótico.

-Hay una variedad musical casi para todos los gustos.

-La prioridad que se le da al consumo de cerveza sobre el agua u otra bebida es muy marcada. Son muchos más los puntos de venta de cerveza que los de agua y refresco y estos se terminan muy rápido, no así la cerveza. Por todo el parque había personas vendiendo cerveza, pero no agua ni refresco. De esta forma es presionar a los asistentes a consumir cerveza.

-La imposición de comprar dos cervezas de golpe en lugar de una hace que el consumo sea más.

-La atracción de turismo a la ciudad es hoy en día una realidad gracias a los festivales.

-El perfil “norteño” del festival es redondo pues incluye no solo un espacio emblemático (Fundidora) sino una de las mejores vistas de nuestro símbolo (Cerro de la Silla) y gastronomía también, aparte de la música.

-A pesar de tratarse de un festival del norte, hay muy poco espacio, casi nulo, para bandas emergentes de la ciudad o de la región norte.

-Los taxis fuera del lugar cobran tarifas muy elevadas y la agencia de transporte no hace nada al respecto.

-La producción es de alto nivel, los horarios se cumplen y se nota una organización fuerte.

-La derrama económica es latente y la opción de ofrecer música y entretenimiento en una ciudad azotada por la inseguridad tiene sus beneficios.