LA MARCHA DE LOS CIUDADANOS DE A PIE

img_8947
Llegando al aeropuerto decidí irme directo a la concentración que habría en la Explanada de los Héroes, pero tuve que bajarme del Uber en pleno carril exprés porque en ese momento pasaba un contingente de manifestantes y cerraron parte de la avenida Constitución. No solo eran personas caminando sino también una caravana de carros protestando.
 
De ahí caminé hacia la explanada y lo que vi y presencié me resultó más complejo de lo que creía.
 
– La explanada lucía llena y seguía llegando gente. Había personas de todas las edades y nivel socioeconómico. No se veían mantas de partidos políticos, aunque seguro integrantes había, y los mismos grupos radicales de siempre. Se palpaba que quienes formaban el grueso era el “ciudadano de a pie”.
 
-Me llamó ver un templete bastante decente en tamaño, y aunque el audio no era suficiente para toda la explanada, sí era más organizado que otras ocasiones. Entonces la pregunta: ¿Quién lo pagó? ¿El CNC? Eso lleva al siguiente punto:
 
-Había muchas personas arriba del templete queriendo hacer uso del micrófono y era una completa desorganización. Este es un problema que siempre ocurre en las concentraciones aquí: Hay muchos oradores y nulo discurso. Eso causó confusión entre los asistentes porque la mayoría, por lo que se leía en pancartas y se escuchaba en los gritos, iban contra el gasolinazo y los que hablaban en el micrófono lo hacían contra el Bronco.
 
-Los discursos estaban llenos de lugares comunes y muchos estaban fuera de lugar. Tan débiles eran los discursos que apenas alguien tomaba el micrófono y la gente, o los abucheaba o bajaba, y no precisamente con buenas palabras. Y no es que justifique a las personas pero había cada discurso que daba pena ajena, solos se exponían. Vaya, hasta a un niño lo hicieron pasar a hablar al micrófono y solo para que nos diera “pendejos”, sí un niño. Pregunta: ¿Quién decide quiénes usaran el micrófono? ¿Los que pusieron el templete y el audio?
 
-Me di cuenta que la gente no quería escuchar discursos, estaba ahí esperando que algo pasara, no para escuchar lo mismo de siempre; no iban buscando líderes, porque a lo que se notó, la gente ya no cree en nadie mas que en sí mismos. Por gente me refiero a los presentes.
 
-Se prendieron las luces de la explanada y la gente aplaudió, pensó era un gesto positivo, sin embargo al parecer esto fue una señal de inicio para lo que continuó:
 
-Un grupo de “antifascistas”, con banderas negras que luego cambiaron por rojas, se adueñaron del micrófono a la fuerza y quisieron tomar la palabra, pero tampoco los dejaron quienes estaban arriba. Ahí truena el primer “cuete” y se empieza a hacer más caos. El momento es aprovechado y se arma la trifulca, comienzan a tronar mas cuetes y se golpea la puerta del palacio, de ahí comienzan a quebrar los vitrales y sin embargo, ante tal violencia, no había fuerza policial, los dejaron que lo hicieran.
 
-Cuando esto ocurre la gente comienza a gritar “Ese no es el pueblo” y “Sin violencia”. Queda claro que quienes hacen los destrozos son unos pocos en comparación al resto. Los fotógrafos pudieron fotografiarlos aunque algunos se llevaron golpes pero la autoridad no se hacía presente.
 
-Después de un rato llegó un pequeño grupo de Fuerza Civil, al que incluso muchos asistentes les aplaudieron. Aparentemente llegaron para detener a los rijosos. Lo hicieron y la gente aplaudió. Ahí mismo hubo quienes aseguraron ver que a la vuelta del palacio los dejaban libres.
 
-Para este momento ya había tal confusión que muchos no sabían quiénes estaban infiltrados y quiénes no, esto hizo que hubiera conatos de peleas en varias partes de la explanada. Si alguien estaba con el rostro cubierto era increpado por los demás. La gente no quería personas sin rostro.
 
-Aún con la violencia que ya se había generado, la gente no se fue, la explanada seguía luciendo llena y cuando se comenzó a poner más violento ocurrió algo que es lo más importante: LA GENTE SE SENTÓ EN EL SUELO EN SEÑAL DE PROTESTA POR LA VIOLENCIA. La mayoría estaban sentados y quedaba por demás claro que los asistente reales no eran quienes estaban haciendo los destrozos.
img_8946
-A estas alturas no había ya ninguna protesta dirigida. Unos gritaban contra el alza a impuestos, otros contra Bronco y unos cuantos contra el gasolinazo, pero el único grito que se escuchaba unido era el de “Ese no es el pueblo”, “Sin Violencia” y “Nuevo León”.
 
-La policía se adueño de las escalinatas del palacio, crearon un perímetro y los custodiaron. Había grupos de jóvenes que seguían retando a la autoridad, y gente gritando contra los jóvenes. La policía comenzó a hacerles frente y a lanzar agua y gas pimienta, lo extraño de eso es que descuidaron la escalinatas y las dejaron libres por ir a hacerle frente a unos jóvenes que solo los estaban provocando. Entonces eso tomó un tinte un tanto actuado, como si ambas partes fueran personajes de una misma escena y la gente se dio cuenta.
 
– Sin buscarlo, y sin querer, vi a infiltrados reales. No creía del todo en eso pero los vi: Tres personas vestidas de civil que en su actuar se diferenciaban de los demás: pantalón de vestir con camisa de vestir pero con el rostro cubierto. Pantalón de mezclilla con botas vaqueras y chaleco, gorra con escudo nacional y rostro cubierto. Podía verse en su cara el cinismo, se burlaban de lo que la gente gritaba y ellos mismos hablaban de como “provocar”, me tocó estar cerca de ellos.
-Para este momento ya no pasaba nada, pero la gente seguía en la explanada, no se iba, parecía una especie de unión contra la violencia y de alguna forma expectante esperando a que algo sucediera, y sucedió: Un grupo de personas se fue contra las camionetas de las televisoras. Primero fue Televisa, pero sin violencia solo gritando cosas como “telebasura”. Los técnicos pudieron bajar su antena y meterse a la camioneta sin mayor problema, no hubo agresión física. Se retiran y es el momento en que la misma turba se dirige a la camioneta de Multimedios y hace lo mismo: gritar cosas contra ellos como “prensa vendida”. No había agresión física, pero sí hay que mencionar que algunos golpeaban el vehículo con las palmas de las manos, sin que estuviera en riesgo la vida de los tripulantes. Sin embargo quien manejaba esta camioneta, ya con sus integrantes dentro, sale despavorido y a gran velocidad, como si lo quisieran linchar, y en su salida irresponsable, atropella a una persona. Ahí comienza el caos mayor.
img_8951
-Después de ver esto las personas se fueron contra los vehículos de la prensa, los golpearon y los voltearon, y la policía no aparecía. Al ver que no había orden entonces decidieron tomar Zaragoza hacia el sur y comenzar a quebrar cristales de negocios. Ahí decidí que esto había terminado para mi y me fui.
Anuncios

Un comentario en “LA MARCHA DE LOS CIUDADANOS DE A PIE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s