16 libreros que todos querríamos tener

Definitivamente un buen librero es necesario para llenarlo con las letras que acompañan tu vida.

planetadelibrosmx

Ser lector no significa únicamente tener y leer libros, sino contar con un buen lugar para guardarlos. Aunque algunos los almacenan sobre sillas, escritorios o mesas, el lugar correcto para hacerlo es un librero. Y, como en todo, hay de libreros a libreros.

El modelo tradicional es cuadrado o rectangular, con sus respectivas repisas para colocar sus ejemplares. Todos hemos tenido uno en algún momento de nuestras vidas.

Pero, ¿no te gustaría variar un poco y mandarte hacer un librero diferente, único y original?

Aquí te damos algunas ideas para que te inspires y logres que tu librero sea la envidia de todos tus amigos.

Librero de Batman

librero batman

Librero hecho con tubos

librero tubos

Más libreros de tubos

Librero de experimental

librero experimental

Librero con forma de árbol

librero de ramas

librero arbol 2

Librero de tazas

librero de tazas

Librero con forma de palabras

librero con letras

Librero con forma de caracol

librero de caracol

Librero con forma de tronco

librero en forma de tronco

Librero Ying Yang

librero ying yang

Librero check

librero check

Librero con…

Ver la entrada original 26 palabras más

GALERIA URBANA

Street Art en Monterrey

El arte urbano toma las calles como galería. La ciudad se convierte en un museo en el que no hay que entrar porque ya se está ahí. Y los ciudadanos tenemos algo diferente para contemplar más allá de la saturación de publicidad e imágenes comerciales.

Cambiar la apariencia de lo cotidiano; acompañar en el camino y, si se puede, cuestionar. El arte urbano, en la mayor de las veces, nada en las aguas de lo no oficial, esta es una parte fundamental para no comprometer el motivo o mensaje, y colgar entre sus trazos y colores la libertad de expresar; la libertad de interpretar.

Aún existen prejuicios contra el artista urbano,  pero cada vez se reconoce más su trabajo y aportación al aspecto visual de una ciudad. En países como Holanda y Brasil, entre otros, han sido convocados a intervenir medios de transporte o sitios importantes.

La calle ofrece distintas señales que nos muestran su pulso. En las calles también hay arte, aunque éste es más volátil; de pronto aparece pero nunca se sabe cuánto durará. Es la ley de la calle: todo nos concierne, pero nada nos pertenece. Una vez hecha la obra, pertenece al destino.

En nuestra ciudad podemos observar algunos trabajos de excelentes artistas urbanos. Nombres como Ácaro, Dose, Banger, Blast, Bacalao, Netoplasma, entre otros, son los encargados de intervenir las paredes de esta ciudad con arte.

Estas son algunas de las obras que hay en la ciudad.

Nota: Algunas las encontré andando por el centro de Monterrey y no identifico la firma o simplemente no sé quien es el autor. Si ustedes conocen el autor de alguna de las obras, les agradecería lo comentaran   

Twitter: @homerontiveros

Dar click en la imagen para ver en tamaño más grande.

Blast+Dose+Monk-e+Hake+Smok

Blast+Dose+Monk-e+Hake+Smok

Barrio Antiguo

Jaska

Ácaro

Ácaro

Dose

Dose

Ácaro+Dose+Bacalao+Blast+Spynn

Ácaro+Dose+Bacalao+Blast+Spynn

Ácaro

Ácaro

Lapiztola

Lapiztola

IMG_4136

Drom

Barrio Antiguo

Oh Kiwi+Ácaro

Banger

Banger

Barrio Antiguo

Smok

Barrio Antiguo

Barrio Antiguo

Netoplasma

Netoplasma

 

Bacalao

Bacalao

LA CIUDAD DE LOS TRIBUTOS Pt. 1

rockstars100_1346658824_84

Los tributos a bandas o artistas de distinta índole están a la orden del día en la ciudad, ganando terreno a la música original; pero, ¿qué es un tributo?

Según el diccionario de la RAE, tributo es “aquello que se tributa”. Y tributar significa “ofrecer o manifestar veneración como prueba de agradecimiento o admiración”. Entonces, basados en este significado, lo primero que me pregunto es: ¿se le está rindiendo tributo a quien se lo merece o sólo se trata de una forma fácil de los músicos para hacer algo de dinero? Porque si bien hay tributos oficiales y especializados, como el de “Dios salve a la Reina” o “Marrano Rosa”, entre otros, no deja de llamarme la atención ver tributos a Maná, Gloria Trevi, Camila, grupos que están en activo como Café Tacvba, y, ahora, lo más increíble: tributos a Dj´s.

“Basta de tributos”, dicen algunos con descontento ante esta práctica. Pero hay quienes también los defienden, amparados en la idea de que es una opción más para ofrecer música en la ciudad.

No hay duda: Los tributos le han ganado terreno a la música original.

Pero en esta situación hay tres partes involucradas: las bandas, los lugares y el público. Vamos por partes.

 

Los lugares:

Estos son los menos culpables de los involucrados. No hay que olvidar que son un negocio primordialmente; funcionan gracias a las ventas y a la afluencia de gente, por lo tanto, su prioridad será realizar las actividades que les dejen mejores ganancias: si un tributo les deja más dividendos que una tocada de bandas locales, se decidirán por lo redituable. No son difusores ni promotores de bandas; pueden proporcionar sus espacios, es cierto; pero ante todo tienen que ver por su negocio. Por ende, si la gente acude o pide ver una banda local, el lugar hará esa tocada, pero si nadie lo pide no tiene por qué hacerlo. Son un negocio y funcionan como tal.

 

Las bandas:

Durante la ola de violencia que se desató en la ciudad muchos antros cerraron y el trabajo para las bandas de covers se vino a la baja drásticamente. Hay algunos lugares que aún contratan bandas pero ya no pagan lo que se pagaba antes, entonces muchos han tenido que recurrir a los tributos, ¿por qué? Pues muy fácil, porque si lo que están contratando los antros son tributos, pues obviamente los músicos se tendrán que acoplar si quieren conseguir trabajo, ni modo que se aferren a querer tocar los covers que ellos quieran. Lo de aferrarse hay que dejárselo a las bandas de música original. Hay que mencionar que existe una gran cantidad de músicos que no les interesa hacer música original, y ni modo, hay que respetar su decisión. También existen los músicos y bandas que realmente tratan de rendirle tributo a alguna otra banda o artista por mero gusto propio; estos generalmente son a artistas no muy masivos. Ahora, si bien los músicos se tienen que acoplar a esta dinámica, también hay que decir que existen muchos mercenarios que sólo ven una forma fácil de hacer unos cuantos pesos; abaratan el trabajo y terminan haciendo tributos de muy baja calidad y a artistas que bien puedes ver en vivo en otra ocasión, es decir, son meros oportunistas. Generalmente sólo sacan las canciones a medias y suenan realmente mal; entonces, si copiando un tema que alguien más compuso suenan mal, no quiero imaginar cómo sonarán haciendo algo original. Un tributo tendría que realizarse,  primero, a un artista que realmente valga la pena ser homenajeado; uno que o ya no podremos ver en vivo, o que difícilmente vendrá a la ciudad. Hacerle “tributos” a bandas que están en activo, que en cualquier momento visitan la ciudad, o, aún peor, a bandas que son de la misma ciudad, es mero oportunismo.

 

El público:

Es la parte más importante de las tres por la simple razón de que si no acudieran y llenaran, en ocasiones, los lugares donde se hace algún tributo, simplemente no existirían. Si los tributos se hacen frecuentemente en la ciudad es porque la gente responde a ellos. O si no ¿por qué hay más gente en los tributos que en las tocadas de bandas locales? Platicando con algunos dueños de antros, todos coinciden en que la asistencia a tributos es mucho mayor a la de alguna tocada de banda local. Incluso hay algunos donde la gente accede a pagar un cover de entrada, cosa que difícilmente harían por ver a una banda local o nueva. Aquí también vale la pena que las agrupaciones de música original se pregunten por qué la gente prefiere escuchar un cover, aunque sea mal tocado, a una canción original. ¿Se están haciendo buenas canciones propias?

descarga

El acto de tributar se ha abaratado, hoy en día se le rinde tributo a cualquier banda sin tener el más mínimo sentido de lo que esa palabra o acción significa. Esto pega significativamente en el hecho de que se está dejando de prestar atención a la música original, Los antros siguen dejando un espacio para propuestas locales o nuevas, pero esto es en días “flojos”, y el fin de semana el terreno es más fácil cederlo para a un tributo que pueda dejar más ganancias, pero que no tendrá ningún tipo de trascendencia.

Twitter: @homerontiveros

PD: La segunda parte se trata de un reportaje con opiniones de dueños de antros, músicos y público.

NOS DUELE MÁS LA DERROTA DE LA SELECCIÓN QUE EL PETRÓLEO

 

Al futbol sí sabemos jugar.

i_aficionado_mexicano_triste_576x324

“La derrota de la Selección Mexicana nos puede más que la pérdida del petróleo”, es lo que más he leído y escuchado en estos días en redes sociales y conversaciones. “Ojalá así nos uniéramos para exigir más cosas en este País”, dicen muchos al ver el interés y atención que genera el futbol en México.

La realidad es que el futbol genera mucho más interés a la población, que los asuntos políticos y sociales de relevancia nacional.

¿Por qué gran parte de los mexicanos se interesan más por la Selección que por las Reformas que se discuten en el País? ¿Por qué somos capaces de reunirnos en un lugar público en torno a un juego de futbol y no para exigir a los políticos? ¿Por qué nos duele más perder un partido de futbol que ver las injusticias y desigualdades en México?

La respuesta es simple: porque el futbol lo entendemos y la política no.

Por qué:

1-La política nacional no la entendemos; no sabemos cómo se juega, no conocemos sus reglas porque éstas van cambiando conforme le convenga a unos cuantos; desconocemos a sus jugadores, cuyas funciones nos parecen, en la mayoría de la veces, confusas. La política nacional no sabemos cómo se juega, mientras que el balompié sí sabemos cómo se juega; conocemos sus reglas, sus jugadores, las tácticas y sus distintos modos, es decir, entendemos cómo funciona. De futbol entendemos; de política no.

2– No sabemos cómo se juega porque, cuando en teoría debería tratarse de política pública, en la práctica es todo lo contrario: es política de unos cuantos. Los políticos no tratan de acercar a la población hacia los asuntos políticos, al contrario, se encierran en formas y tecnicismos que sólo ellos manejan. Los políticos le dicen al pueblo lo que ellos quieren que crean, mas no la verdad. Y cuando los funcionarios se dirigen a los ciudadanos, lo hacen con discursos populistas que terminan contrastando con las acciones, entonces, la gente termina por no entender, y por ende, en desconfiar. Por otro lado, el futbol no solo es público y masivo, sino que necesita de la participación de los aficionados. La relevancia del futbol en México no es por los jugadores o los equipos, sino por la afición. La gente es quien lo convierte en algo relevante.

3– Es más fácil que las personas en este País se sientan identificadas con los colores de algún equipo que con los colores de un partido político. Muchos mexicanos se identifican con algún equipo de futbol por diversas razones: tradición familiar, gusto propio, o alguna experiencia personal, y eso los hace sentir que forman “parte de algo”; es decir, se sienten incluidos, mientras que en el juego de la política hay una fuerte sensación de ser excluidos.

diputadoantoniogarcia

4– El regreso del PRI al poder fue un duro golpe para muchos ciudadanos que salieron a las calles a manifestar su oposición y descontento. Cuando parecía que algo podía cambiar en el País, y que muchos ciudadanos de distintas edades y niveles socioeconómicos coincidían en posturas y pasaban a la acción saliendo a las calles, el sistema lanza una bofetada a los inconformes otorgándole la presidencia a EPN. El golpe fue tan certero que la desilusión en muchos entró por la puerta grande y terminaron pensando que de nada sirvió salir a las calles a tratar de hacer oír su voz. Para muchos fue darse cuenta que, en asuntos importantes del País, no tienen voz. (Un usuario de twitter escribió que la desilusión que había en todo el País por la eliminación de la Selección, se sentía igual que cuando EPN ganó la presidencia). A contraparte, cuando un jugador de futbol no funciona, o un equipo no da los resultados esperados, los aficionados expresan su descontento de distintas formas, y las directivas de los equipos terminan tomando decisiones al respecto. En el futbol siempre será importante la voz de la afición.

5-Mientras que el futbol te da victorias ( desde un partido ganado hasta un campeonato) y te ofrece revanchas, la política nacional no nos da ninguna victoria por más pequeña que ésta sea (al menos no desde hace algunos años). Y cuando podríamos imaginar que en las elecciones se puede encontrar nuestra revancha, la historia se ha encargado de decirnos que tal revancha no existe. Se tiene la percepción de una constante derrota contra los políticos. Ellos siempre son los victoriosos a base de engaños y uso del poder. “No saben lo que es vivir el día a día”, dice sobre los funcionarios la voz colectiva.

Por estas, y más razones, es que a muchos mexicanos les duele más la derrota de la Selección Mexicana que las constantes derrotas de la Nación. El balompié en México interesa más que otros asuntos porque, al futbol si sabemos, y nos invitan a jugar, mientras que a la política no.

Twitter: @homerontiveros