EL AMIGUÍSMO EN EL ROCK

Imagen

 

Muchas veces he escuchado esta misma sentencia entre músicos: “Lo que pasa es que ese wey es amigo del organizador” o “Es que esos weyes ganaron porque son amigos de los jueces”, es decir, para muchas bandas, lo que otras bandas hacen es gracias a sus amigos en el medio.

 

Algo de esto es cierto: el amiguísmo existe en el rock (y no solamente en esta escena). Sí es cierto que muchas cosas, como estar en un festival, acomodar un tema en una película, serie o comercial, hasta tocar en cierto espacio tiene que ver con cierto amiguismo.

 

Primero hay que decir que esta es una práctica que pareciera ancestral, mas no por eso habría que permitirla. También hay que decir que no es la regla, ni quiere decir que todos actúen así.

 

Pero también hay otro punto que nunca hemos dicho: los amigos en el rock, o en la música, no son exclusivos. Es decir, tampoco es que se trate de gente inalcanzable.

 

Hay una parte de la música que son las “Relaciones Públicas”. Nos guste o no, es necesario hacer relaciones dentro del medio en el que nos movemos. Personas, y personajes, de quien debemos saber su labor y a quien hay que acercarnos.  A quien hay que conocer para aprender cómo son otras dinámicas de la industria mucho muy diferentes a la composición y la ejecución.

 

Esta parte de las “Relaciones Públicas” todos los músicos debemos de hacerla.  Muchas veces, y me ha tocado, los músicos no saben quiénes son los programadores de las estaciones. No saben quiénes organizan algún festival, o quienes están detrás de la supervisión musical de algún corto o película.

 

Se trata de tocar las puertas, de pedir las oportunidad, porque algo si les aseguro: las puertas no se abrirán solas ni por obra del espíritu santo.

 

Pedimos los espacios en los medios de comunicación pero no sabemos quienes son los periodistas o reporteros que pueden cubrir esas notas. Pedimos los espacios de radio y a veces no sabemos cuándo, ni a qué hora se transmite. Pero claro que si de pronto sacan una nota de alguna banda nueva, o alguna canción suena, preferimos decir: “Sí es que ellos son amigos del vato del periódico”, y nunca nos detenemos a pensar que esa banda se pudo haber acercado al periodista y le mostró su trabajo.

Imagen

Las relaciones se cultivan y se cuidan, porque hay que recordar que todo está en constante movimiento. Una vez que sabemos a quién hay que acercarnos para mostrar nuestro trabajo, y nos pueda ayudar a difundir nuestra música, hay que tener algo importante también: Tacto.

 

No se puede llegar con un programador y exigirle que ponga nuestra canción, y pensar que si no lo hace es un mamón. Uno debe mostrar interés por el trabajo de el otro. Pedir unos minutos de su atención mas no exigirla. Se puede platicar de muchas cosas aparte de “este es mi disco, escúchalo”.  Al menos, en mi experiencia eso me importa más: Conocer personas en esta industria que me puedan ayudar a crecer, ya sea con críticas buenas o malas, y también aprender cómo se mueve la marea dentro de este océano de la música.

 

También existen quienes culpan a todos de que su música no suena, y lo que nunca han hecho es preguntarse si realmente su música es buena.

 

Tenemos que acercarnos a la gente que organiza conciertos o tiene espacios en los medios. De otra forma no sabrán de nuestra música y propuesta. Se necesitan crear vínculos de difusión y hay que recordar que no hay mejor vendedor de nuestra música que uno mismo. Hay bandas muy buenas que están ahí esperando a ser descubiertas y lo más probable es que ahí se queden. Nadie te va a descubrir si tú no te das a conocer. Se necesitan crear vínculos de difusión y hay que recordar que no hay mejor vendedor de nuestra música que uno mismo.

 

El amiguísmo en el rock existe, y es una pena en verdad, pero no podemos culpar de todos nuestros problemas como banda al hecho de que otros conozcan gente metida en el medio y tú no. Repito: los contactos, o amistades en el rock no son exclusivos. Y no es que todo se trate de amistades, aunque en algunos casos existe, sino de que si no te acercas, si no te relacionas, difícilmente sabrán de ti.

 

Tratemos de hacer mejor música y dejemos de lamentarnos diciendo: “Es que son sus amigos”, porque no en todos los casos es así. Y cegarnos a esta idea es una aberración.

 

Una cosa es segura al final del día: No importa cuánta gente conozcas en el medio. De nada sirve que logres estar en el escenario más grande si al final la gente sigue sin ponerte atención.

 

Twitter: @homerontiveros

 

 

Anuncios

2 comentarios en “EL AMIGUÍSMO EN EL ROCK

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s